EMOLTV

Constitución iraquí sigue sin conseguir consenso

Los líderes chiíes y kurdos, los dos grupos mayoritarios del Parlamento, han acordado tres asuntos: el nombre y religión oficial del país, el destino de los "Peshmergas" (milicias kurdas) y el futuro de los habitantes de Kirkuk que tuvieron que abandonar la ciudad en los años 70 y 80.

13 de Agosto de 2005 | 08:05 | EFE
BAGDAD.- Los líderes políticos iraquíes han acordado algunos asuntos de la futura Constitución, pero mantienen importantes divergencias a dos días de la fecha tope de presentación del borrador.

Los líderes chiíes y kurdos, los dos grupos mayoritarios del Parlamento, han acordado tres asuntos: el nombre y religión oficial del país, el destino de los "Peshmergas" (milicias kurdas) y el futuro de los habitantes de Kirkuk que tuvieron que abandonar la ciudad en los años 70 y 80.

Pero Saleh Mutlaq, un destacado miembro suní de la comisión constitucional, aseguró que su grupo no se siente incluido en estos pactos y que sólo se ha acordado el reparto de los ingresos del petróleo.

Mutlaq explicó a EFE que los chiíes y los kurdos, que gobiernan en coalición, decidieron que el país se llamará "República Federal de Irak" y que el Islam será su religión oficial.

También acordaron, según el líder suní, que los cerca de 100.000 milicianos kurdos presentes en el país permanecerán como una milicia independiente y no se integrarán en el ejército iraquí.

Además, los grupos mayoritarios decidieron dar una compensación económica a los miles de kurdos que se vieron obligados a abandonar Kirkuk durante la época de Sadam Husein, que trató de que la ciudad fuera de mayoría árabe en lugar de kurda.

Pero pese a estos acuerdos entre los dos principales grupos políticos iraquíes, las diferencias siguen siendo muy importantes a dos días de la fecha tope para la presentación del borrador de la nueva Constitución.

Los kurdos, incluido el presidente del país, Yalal Talabani, y Masoud Barzani, presidente de la autonomía kurda, insisten en que la ciudad, 250 kilómetros al norte de Bagdad, debe convertirse en la capital de la autonomía kurda formada por las provincias de Sulimanyia, Dahuk y Arbil.

Sin embargo, tanto los chiíes como los suníes se niegan a aceptar la demanda kurda y mantienen que la rica ciudad de Kirkuk es multiétnica, por lo que no debe pasar a formar parte del Kurdistán.

Según fuentes próximas a la comisión constitucional, durante las reuniones los líderes suníes expresaron su completa oposición a la demanda kurda de que la nueva Carta Magna reconozca la autonomía del norte del país, ya que eso, en su opinión, sería el inicio de la división del país según bases étnicas y religiosas.

Los kurdos, que representan cerca de un 15 por ciento de la población, exigen que la nueva constitución sea federal para poder mantener la autonomía que tienen "de facto" en el norte del país desde 1991, tras la derrota de Irak en la "Guerra del Golfo" y la expulsión de las tropas iraquíes de Kuwait.

Además, los líderes iraquíes no han acordado el papel del Islam en las leyes del país ni sobre la demanda de los religiosos chiíes de crear un estado federal en algunas provincias del sur y centro del país.

Durante el rezo del viernes, varios clérigos suníes condenaron la petición chií al afirmar que es "lo que Israel y los enemigos de Irak desean realmente".

"Los árabes suníes deben rechazar la nueva constitución si ésta acepta la aparición de una región chií en el sur porque eso es exactamente lo que desean Israel, los judíos y los ocupantes", explicó en un comunicado el Partido Islámico de Irak, el principal partido religioso suní, en un comunicado.

"Necesitamos un milagro para terminar de redactar la constitución antes de la fecha límite. Estamos lejos, muy lejos, de llegar a un acuerdo en todos los asuntos conflictivos", dijo Mutlaq, que expresó así la desconfianza de la mayoría de los suníes y de muchos iraquíes.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol