EE.UU.: Sacerdote condenado por asesinar a monja en ritual satánico

En abril de 1980 Gerald Robinson celebró el funeral de la hermana Margaret Ann Pahl, quien fue hallada muerta en el piso de la sacristía de la capilla del hospital de Toledo, donde el sacerdote oficiaba de capellán

11 de Mayo de 2006 | 17:07 | AFP
TOLEDO.- Un sacerdote estadounidense fue condenado el jueves a cadena perpetua por el salvaje asesinato, siguiendo rituales satánicos, de una monja de 71 años poco antes de la vigilia pascual de 1980.

El padre Gerald Robinson, de 68 años, fue declarado culpable por los 12 miembros de un jurado de un tribunal de Toledo (Ohio, norte), donde se inició el proceso hace tres semanas.

En el juzgado se sintieron gritos ahogados cuando el jurado, que deliberó durante seis horas, dio a conocer su veredicto.

En abril de 1980 Robinson había celebrado el funeral de la hermana Margaret Ann Pahl, quien había sido encontrada muerta en el piso de la sacristía de la capilla del hospital de Toledo, donde el sacerdote oficiaba de capellán.

La religiosa había sido maltratada, estrangulada y apuñalada 31 veces. Los golpes formaban un crucifijo invertido sobre su pecho, tenía la ropa interior por los tobillos, y estaba medio desnuda, con el cuerpo cubierto por una sabanilla del altar.

El experto en ciencias ocultas padre Jeffrey Grob, de la Arquidiócesis de Chicago, dijo el lunes que la escena del crimen tenía todas las señales de un rito satánico.

Según Grob, el hecho de que la monja haya sido cubierta con esa sabanilla encerraba un profundo simbolismo, y las puñaladas en su pecho representaban una afronta a Dios.

Quien haya perpetrado este crimen, "claramente (tenía) algún tipo de conocimiento del ritual, ciertamente una monja, un sacerdote o posiblemente un seminarista", dijo Grob al jurado.

Durante el juicio, Robinson apareció como un agradable abuelo en sotana, con el cabello blanco y los hombros caídos, pero no pronunció una palabra. Su defensa negó que tuviera cualquier implicación en el asesinato.

En estos 26 años, el padre Robinson siempre había sido el primer sospechoso en este caso, reabierto en 2003 cuando una mujer denunció ser víctima de agresiones sexuales cometidas en rituales satánicos por un grupo de sacerdotes, entre los cuales estaba Robinson.

Para entonces, gracias a los progresos de la medicina forense, los investigadores habían podido establecer que las heridas de la religiosa coincidían con un cortapapeles que se le había encontrado al sacerdote.

Arrestado en 2004 tras acusaciones de abuso sexual a menores, pero dejado en libertad bajo fianza hasta su condena, Robinson fue marginado por su diócesis pero nunca abandonó la ciudad, ganándose el afecto de sus feligreses polacos, algunos de los cuales llegaron incluso a endeudarse para pagar los gastos del abogado.

"Podrá habernos llevado 26 años solucionar este asesinato, pero lo hicimos", declaró el asistente del fiscal Dean Mandros. Y "más vale tarde que nunca", agregó.

A Robinson no le gustaba trabajar en un hospital dirigido por monjas, y no le gustaba el carácter dominante de Pahl, dijo Mandros al explicar el motivo del crimen, e indicó que el asesinato era una burla al ritual católico pensado para humillar a la religiosa.

El miércoles, la acusación había hecho hincapié en las mentiras del sacerdote, que había declarado haber escuchado al asesino de la religiosa en confesión.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores