Presidente colombiano asegura que a las FARC se les debe “cortar el oxígeno”

El Mandatario condenó el ataque perpetrado por el grupo guerrillero en la ciudad de Neiva.

16 de Enero de 2009 | 13:40 | DPA

BOGOTÁ.- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, dijo que la guerrilla de las FARC "no está muerta" y que hay que "cortarle el oxígeno" para evitar que vuelva a tomar fuerza, al condenar el atentado que causó hoy daños materiales en un centro comercial de la ciudad de Neiva.


El ataque, atribuido a ese grupo rebelde, fue cometido con un coche bomba, cargado con 50 kilos de explosivos, que estaba estacionado en el cuarto piso del centro comercial. La onda expansiva rompió los ventanales de decenas de locales.


Según el comandante de la Policía del departamento de Huila, coronel Flavio Mesa, el atentado sólo causó daños materiales y fue planeado por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), acusadas de cometer otros ataques en esa zona del país en los últimos meses.


"No podemos permitir que estos bandidos nos engañen y que ahora venga el discurso político a hacerle eco a la hipocresía, a la capacidad de farsantes de estos bandidos que le hablan a las revistas internacionales de derechos humanos. Quieren encantar al país con acuerdos humanitarios y lo que hacen es asesinar campesinos y producir actos terroristas como este", dijo Uribe.


El mandatario se refirió así a una entrevista que dio hace poco a una revista española el máximo jefe de las FARC, alias "Alfonso Cano", en la que habló de un posible acuerdo humanitario para el canje de rehenes por guerrilleros presos y de un eventual proceso de paz.


"Esta culebra (las FARC) no está muerta. Esta culebra está viva y (la lucha) no la podemos aflojar. Cualquier 'flojera', como la que tiene tanto discurso político, es darle oxígeno a esta culebra", dijo Uribe, quien se desplazó a Neiva a observar los daños del atentado.


Uribe presidió un consejo extraordinario de seguridad en Neiva y anunció ayudas a los comerciantes que sufrieron pérdidas.


Poco antes del estallido del coche bomba, en otro sector de Neiva se produjo un atentado cuando desde un taxi fue arrojada una granada contra una empresa de refrescos. Las autoridades de la ciudad, capital de Huila (suroeste), consideran que los atentados obedecen a presiones de las FARC para que empresarios y comerciantes paguen extorsiones.


El coronel Mesa ofreció una recompensa de 50 millones de pesos (unos 22.500 dólares) por informaciones que conduzcan a la captura de los responsables del ataque.


Neiva fue escenario en octubre pasado del estallido de bombas que dejaron un muerto y cinco heridos en dos hoteles, en atentados atribuidos a las FARC.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores