La doble y diabólica vida de Josef Fritzl: padre incestuoso y vecino amable

El "Carcelero de Amstetten" era considerado como un hombre amable y cortés por sus vecinos, aunque un poco autoritario con su familia.

19 de Marzo de 2009 | 11:51 | AFP / ANSA

Fritzl inventó una serie de mentiras para ocultar la doble vida que llevaba.

AFP

VIENA.- Josef Fritzl, quien hoy fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de uno de los hijos que engendró con su hija Elisabeth durante los 24 años en que la mantuvo encerrada en un sótano, había logrado ocultar su doble y diabólica vida hasta que el caso se destapó en abril de 2008.


Mientras los vecinos de su calle, la Ybbsstrasse de la ciudad de Amstetten, lo describían como un hombre amable, cortés, comensal apreciado pero un poco autoritario con su familia, Fritzl, de ojos azules de una frialdad impresionante, llevaba su doble vida desde 1978.


Según las investigaciones, Fritzl, de 73 años, comenzó a remodelar el sótano cuando su hija Elisabeth tenía 12 años y ya, al parecer, abusaba de la niña.


En agosto de 1984, cuando ella tenía 18 años, su padre la encerró, haciéndole creer a su esposa Rosemarie y a las autoridades que su hija se había escapado y adherido a una secta.


Y como prueba, obligaba a Elisabeth a escribirle cartas en las que le pedía que dejara de buscarla.


Fritzl "quería formar una segunda familia y estaba seguro de poder mantenerlo en secreto", explicó su abogado defensor Rudolf Mayer.


Rosemarie, su mujer, tenía sólo 17 años cuando contrajeron matrimonio en 1956. Otra similitud sorprendente fue que también tuvo siete hijos con su esposa y gemelos en quinto y sexto lugar, como con Elisabeth.


Con el pretexto de que trabajaba en electrónica en su taller subterráneo, pues Fritzl era ingeniero electricista, había prohibido a su familia que bajara al sótano, donde pasaba noches enteras, según sus allegados, que aseguraron que desconocían esa doble vida.


Criado por su madre soltera en el seno de una familia autoritaria y pronazi, Josef Fritzl "compensó la ausencia de su padre desarrollando una personalidad de patriarca superpoderoso", según el psiquiatra Reinhard Haller.


Fritzl sabía que "sólo podría obtener por la fuerza que la gente lo quisiera", afirmó su abogado. "Quiso a Elisabeth a su manera", agregó el letrado en declaraciones a la agencia de prensa austríaca APA.


En ese sótano, de 40 metros cuadrados sin ventanas ni ventilación, aislado por varias puertas blindadas cerradas mediante dispositivos electrónicos, la joven sufrió un calvario inimaginable. Como resultado de las reiteradas violaciones, dio a luz, sola, a siete niños. Uno de ellos, un gemelo, murió en 1996 horas después del parto por graves problemas respiratorios.


Al día siguiente de su detención, el 26 de abril de 2008, Fritzl, apodado por la prensa austríaca como el "Carcelero de Amstetten", reconoció los hechos e inclusive confesó que había incinerado el cuerpo del bebé.

El caso de Josef Fritzl se convirtió en materia de investigación para dos periodistas.

"El infierno de Elisabeth, una prisión secreta, una joven sepultada viva, un padre monstruo", es el título del libro editado por Sperling & Kupfer y escrito por Allan Hall y Michael Leidig.

Hall y Leidig reconstruyeron el caso de Amstetten, y respondieron las diversas dudas que surgieron en el curso de las investigaciones, como el rol de la esposa de Fritzl, o las hipótesis de violación sobre Kristen, la más grande de sus hijos-nietos.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores