EMOLTV

Iglesia Católica de Paraguay pide perdón por "caso Lugo"

"Pedimos perdón por los pecados de los miembros de la Iglesia, tanto pastores como fieles", señaló la Conferencia Episcopal sin mencionar directamente al Presidente, quien ayer admitió ser padre de un niño que fue concebido cuando él era obispo.

14 de Abril de 2009 | 15:52 | ANSA
imagen

La confesión presidencial fue portada de los principales diarios de Paraguay.

AFP

ASUNCIÓN.- La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) pidió hoy "perdón por los pecados de los miembros de la Iglesia", en un comunicado que hace directa alusión, aunque sin mencionarlo, al Presidente Fernando Lugo, quien ayer admitió ser padre de un niño que fue concebido cuando él era obispo.


Lugo, de 58 años, reconoció su relación con Viviana Carrillo, de 26, madre de su hijo, que nació el 4 de mayo de 2007. La gestación se produjo cuando el Mandatario era obispo emérito de San Pedro, 350 kilómetros al norte de Asunción.


El comunicado de la jerarquía católica no mencionó a Lugo, aunque sí aludió a "los últimos acontecimientos", es decir, al escándalo que suscitó desde la semana pasada la demanda por filiación.


"Pedimos perdón por los pecados de los miembros de la Iglesia, tanto pastores como fieles", expresó el comunicado.


Asimismo, pidió a obispos y sacerdotes renovar el compromiso asumido por el clero en la reciente Misa Crismal de Semana Santa, ocasión en que los mismos reafirmaron sus promesas asumidas con la ordenación, incluyendo el celibato.


"Recurrimos a todos los fieles católicos y a las personas de buena voluntad a orar por nosotros para mantenernos fieles a nuestra misión sacerdotal y episcopal", expresó la nota.


Ante una pregunta de los periodistas, el vicepresidente de la entidad, monseñor Claudio Jiménez, admitió luego que lo ocurrido con el Presidente Lugo afecta a la Iglesia Católica.


"Hay personas que tienen una impresión de los obispos y tenemos que hacer méritos para recuperar esa consideración", expresó.


Consultado si Lugo puede recibir la comunión tras lo ocurrido, Jiménez afirmó que el único pecado que no puede ser perdonado, como dice la Biblia, es el cometido contra el Espíritu Santo, "y después todo se perdona".


En diciembre de 2006, cinco meses antes del nacimiento del niño, Lugo presentó su renuncia como obispo para iniciar su carrera política a través de la candidatura presidencial.


Durante la campaña presidencial, los políticos del gobernante Partido Colorado -que ocupó el poder 61 años- lo acusaron de tener hijos, pero Lugo negó tales versiones.


"No hago caso a los rumores. Si son serios, debería haber una persona que haga la denuncia", respondió en una ocasión sobre el particular.


El Vaticano rechazó al inicio la renuncia y suspendió a Lugo "a divinis", para aceptarle finalmente "la pérdida del estado laical" el 30 de julio de 2008, luego de ganar las elecciones y poco antes de asumir como Presidente.


Lugo insinuó la posibilidad de volver a retomar su investidura religiosa.


El secretario canciller de la Curia Metropolitana de Asunción, padre Narciso Velázquez, dijo hoy que con lo ocurrido "prácticamente" termina la posibilidad de que pueda concretarse esa intención, aunque agregó que "la última palabra" la tiene el Papa.