Jefe militar hondureño promete no "dispararle" al "pueblo"

"Las Fuerzas Armadas son una institución seria y responsable que ama a su pueblo", dijo el general Romeo Vásquez.

26 de Julio de 2009 | 09:28 | AFP

TEGUCIGALPA.- El general Romeo Vásquez, pieza clave en  el golpe de Estado hondureño, prometió no "dispararle" al "pueblo", en momentos  en que el gobierno de facto trata de frenar, por tercer día este domingo, una  avalancha de seguidores del depuesto Manuel Zelaya hacia la frontera con  Nicaragua.


En un aparente intento por reducir la tensión política, el general que  cumplió un papel determinante en la captura y expulsión de Zelaya el 28 de  junio habló la noche del sábado a una radio masivamente escuchada por los  detractores de Micheletti.


"Las Fuerzas Armadas son una institución seria y responsable que ama a su  pueblo", dijo el general Romeo Vásquez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las  Fuerzas Armadas hondureñas, a la Radio Globo.


Los soldados no están "para disparar contra su pueblo. No podemos  dispararle a nuestro pueblo", agregó, hablando larga y serenamente con la  radio, algo inusual para un alto funcionario del gobierno de facto.


"Las Fuerzas Armadas no son las responsables de haber causado esta división  interna", indicó Vásquez, que dialogó al aire con la esposa de Zelaya, Xiomara  Castro, y le ofreció un helicóptero para trasladarse a Nicaragua a reunirse con  su marido.


El general repitió los argumentos de Micheletti al declarar que "no ha sido  un golpe de Estado", sino una "sucesión constitucional" la que derrocó a  Zelaya, versión que no es aceptada por la comunidad internacional, que lo sigue  reconociendo como presidente legítimo.


Vásquez dijo que las autoridades civiles -no los militares- gobiernan el  país, y que los soldados simplemente cumplieron órdenes al expulsar a Zelaya,  aunque no reveló quién las impartió aduciendo razones de "seguridad nacional".


"Nosotros lo que hemos hecho en este caso (...) simplemente fue cumplir  tres ordenes", afirmó.


Mientras, Zelaya permanecía cerca de la frontera entre Nicaragua y Honduras  intentando volver a su país, al cumplirse este domingo cuatro semanas desde el  golpe de Estado que lo derrocó y envió al exilio, mientras su familia y  millares de seguidores intentaban reunirse con él.


Los partidarios de "Mel" Zelaya han tratado de burlar los retenes militares  para avanzar hacia la frontera, aunque muchos han sido detenidos por violar el  toque de queda, que Micheletti amplió a 54 horas consecutivas en las áreas  limítrofes, con el fin de imponer el orden en un país semiparalizado desde el  jueves por protestas contra su régimen.


Este domingo se preparaban en Tegucigalpa los funerales de un joven que  apareció muerto el sábado en un camino rural cerca de El Paraíso, a 10 km de la  frontera nicaragüense. Partidarios de Zelaya culparon a la policía por el  crimen, afirmando que había sido detenido el viernes.


Pedro Madriel Muñoz Alvarado, de 23 años, tenía golpes y heridas de arma  blanca y según sus amigos fue arrestado mientras viajaba a dar la bienvenida a  Zelaya.


La Policía reconoció que lo había detenido, pero por fumar marihuana, y  aseguró que había sido liberado después, negando responsabilidad en su muerte.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores