Represa de las Tres Gargantas obligó a desplazar a 1,27 millones de personas en China

El proyecto implica la salida de 700 mil personas más de lo que inicialmente estaba considerado en el proyecto.

13 de Septiembre de 2009 | 22:43 | EFE
BEIJING.- El número total de desplazados para construir la gigantesca presa china de las Tres Gargantas fue de 1,27 millones, un dato superior al anunciado con el proyecto, según informó hoy la prensa local.

La cifra final, confeccionada con datos recopilados hasta junio, supera a la que hasta hace poco facilitaban las autoridades, de 1,2 millones, según informó un funcionario chino citado hoy por el diario South China Morning Post.

Además, hace dos años las autoridades indicaron de que "animarían" a otros cuatro millones de residentes a abandonar la zona antes de 2020, aunque insistieron en que esos desalojos no estaban relacionados con la presa, cuya inauguración estaba prevista en 2008.

Lu Chun, subdirector de la oficina responsable del proyecto, que depende directamente del ejecutivo chino, informó de que se están construyendo 50 millones de metros cuadrados de viviendas para acomodar a los desalojados por la presa, pero no facilitó una fecha para su realojo.

Según esta fuente, ha sido su oficina la que ha provisto más de un 96 por ciento de la vivienda para los afectados.

Los grupos que se oponen a la construcción de la presa señalan que se han producido masivos casos de corrupción en el programa de realojo, mientras que los expropiados dicen que nunca han recibido las compensaciones ni los puestos de trabajo prometidos.
Según informó ayer Lu, hasta la fecha se han destinado unos 8.800 millones de dólares en fondos para los desahuciados, pero reconoció que sólo un 5 por ciento había llegado a su destino, mientras que el resto se ha gastado en proyectos de como carreteras y energía para aumentar el PIB local.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, sólo uno de cada cuatro expropiados, campesinos que con el desahucio pierden también su medio de vida, han recibido el empleo prometido por las autoridades.

Desde finales de la década de 1990 tanto el Banco Mundial como las Oraganizaciones No Gubernamentales (ONG) han denunciado la penosa situación económica a la que se enfrentan los desplazados por la presa, la mayor del mundo con 2.309 metros de amplitud y 186 metros de alto, que funcionará a plena capacidad este mismo año.

Según Lu, el presupuesto final de la presa es de 27.190 millones de dólares, como estaba previsto.

El proyecto empezó a construirse en 1993 en el curso medio del río Yangtsé, el más largo de Asia, con el fin de controlar su caudal, que desde hace siglos provoca devastadoras inundaciones, y conseguir energía limpia y barata para el desarrollo del país.

En octubre del año pasado 26 de las 32 turbinas con las que cuenta la presa estaban ya operativas, con una capacidad instalada de 18,2 gigavatios, pero está prevista la construcción de otras seis turbinas adicionales subterráneas, con las que la capacidad total aumentará hasta 22,5 gigavatios. La primera de estas turbinas subterráneas estará lista en 2010.

A finales de junio la presa había generado 320.820 millones de kilovatios hora, la mayoría de ellos vendidos a la red eléctrica estatal para el suministrar al este, centro y sur del país asiático.

Los opositores de la presa critican también el negativo impacto ambiental y la pérdida de patrimonio arquitectónico chino que ha quedado sumergido con el megalómano proyecto.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores