Emplean barco fantasma y música tenebrosa para luchar contra balleneros de Japón

El navío está construido con materiales y pintura que hacen más difícil que los radares la detecten.

17 de Diciembre de 2009 | 08:31 | Reuters

HOBART, Australia.- Una sociedad internacional de conservación está utilizando un pequeño navío de apariencia espacial para espantar a las flotas de balleneros en las aguas de la Antártica, con una tonada espeluznante como su principal arma.


El Ady Gil, un trimarán de fibra de carbono de 24 metros que opera con combustibles renovables de baja emisión, es la más reciente adición a la flota de protesta de la Sociedad de Conservación Sea Shepherd contra la caza de ballenas anual de Japón cerca de la Antártica, que comenzará pronto.


"Es un ambiente duro para un bote pequeño como este y estoy nervioso, ya que la Antártica es uno de los lugares más hostiles en la Tierra", dijo Peter Bethune, capitán del Ady Gil, en Hobart, Tasmania, justo antes de salir rumbo al Océano Antártico.


"Pero si tienes algo de ecologista en tu cuerpo entonces no puedes sentarte y ver lo que ellos están haciendo, así que esperamos encontrar dónde están los japoneses y seguirlos", agregó.


Bethune dijo que los materiales y la pintura de la nave hacen más difícil que los radares la detecten, lo que le permite escabullirse y seguir con rapidez a los buques balleneros.


Japón dice que la caza de ballenas es una tradición cultural, y que si bien la mayoría de los japoneses no come carne de ballena con regularidad, muchos están perplejos por las acusaciones de que la práctica es cruel dado que otras culturas cazan muchos otros animales salvajes sin tanta controversia.


La flota ballenera de Japón está actualmente en camino al Océano Antártico para matar hasta a 935 ballenas enanas y 50 ballenas de aleta, clasificadas como en peligro de extinción.


Esperando por ellos estará este año estará el Ady Gil, anteriormente conocido como Earthrace, que tiene el récord mundial de la vuelta más rápida al mundo en bote.


Bethune dijo que los seis tripulantes de la nave -de Australia, Sudáfrica, Holanda y Nueva Zelanda- esperan que los buques japoneses den pelea.


"Es difícil decir cuánto vale una ballena enana o una de aleta, pero es algo entre 100.000 y 400.000 dólares, así que uno no renuncia a esa cantidad de dinero fácilmente", declaró.


La tripulación, sin embargo, sólo pretende responder mediante la música intimidante basada en un canto maorí y escrita por el artista neozelandés Tiki Taane.


Bethune dijo que la música espeluznante, llamada "Tangaro" o "Guardián del Mar", sonaría a través de enormes parlantes y debería ser suficiente para asustar al hombre más valiente.


"Hace que se te paren los pelos del cuello - es muy intimidante", afirmó. "Si realmente vamos a causarles problemas, voy a poner esa pista", agregó.


La caza comercial de Ballenas fue prohibida bajo un tratado de 1986, pero los
japoneses siguen justificando el sacrificio de ballenas por fines científicos y para supervisar su impacto en las colonias de peces, desviando las críticas de las naciones que se oponen a la cacería como Australia, el Reino Unido y Nueva Zelanda.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores