Canciller israelí dimitió tras ser inculpado por cargos de corrupción

A través de un comunicado, el ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, confirmó su decisión, pero aclaró que "no estaba obligado a hacerlo".

14 de Diciembre de 2012 | 12:30 | Agencias
AP

JERUSALÉN.- El ministro israelí de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, anunció hoy su dimisión, un día después de ser inculpado por abuso de confianza y fraude.

"Legalmente no estoy obligado a presentar mi renuncia", pero "decidí renunciar a mis funciones de ministro de Relaciones Exteriores y de viceprimer ministro", declaró en un comunicado, a cinco semanas de las elecciones legislativas en Israel.

Lieberman justifica la decisión en su deseo de "cerrar el caso rápido y sin demora" para "limpiar completamente" su reputación, ya que no ha cometido "delito alguno".


"Hago esto también porque creo que los ciudadanos de Israel tienen derecho a acudir a las urnas una vez que el asunto haya sido resuelto", argumentó.


El renunciado ministro manifestó su esperanza de que "se adopte una decisión legal antes de las elecciones y pueda seguir sirviendo al Estado y los ciudadanos de Israel como parte de un liderazgo fuerte y unido que pueda lidiar con los retos de seguridad, políticos y económicos que afronta el Estado de Israel".


Lieberman concurre como número dos de Likud Beitenu, una lista conjunta del partido ultranacionalista que lidera, Israel Beitenu, y el derechista Likud, del primer ministro Benjamín Netanyahu.


La candidatura obtendría una cómoda victoria con entre 35 y 39 diputados, 17 a 20 de los laboristas y una fuerte subida de la ultraderechista Habait Hayehudi, con hasta 16 escaños, según cuatro sondeos difundidos hoy por distintos medios de comunicaciones locales.


El ahora ex canciller explicó hoy que se reunió con sus abogados y el equipo de campaña de la formación y que sus asesores legales le aclararon que no estaba obligado a renunciar a su cargo.


Ayer, en una declaración en Tel Aviv tras ser imputado, dijo que tomaría una "decisión final" sobre su permanencia al frente de la diplomacia israelí tras consultar con sus abogados y medir la influencia en sus votantes.


Horas antes, el fiscal general del Estado, Yehuda Weinstein, había cerrado un dossier grave en su contra de empresas-tapadera de blanqueo de dinero, pero le inculpó de abuso de confianza y fraude por otro menor, sustentado en la confesión de uno de sus ex asesores legales, Zeev Ben-Arie.


Ben Arie fue condenado a cuatro meses de servicios sociales por pasarle documentación de forma ilegal cuando ejercía como embajador en Bielorrusia en 2008.


El texto contenía una petición de asistencia técnica por parte del Ministerio israelí de Justicia a su equivalente en Minsk en la que se detallaban las sospechas que se ciernen contra Lieberman y los asuntos en los que se precisaba colaboración, así como números de cuentas bancarias y nombres de personas que entrevistar.


El renunciado secretario de Estado insistió ayer en que desechó la carta sin leerla: "En cuanto entendí lo que era, le dije 'déjate de tonterías', la tiré al inodoro y tiré de la cadena". También negó haber ayudado a Ben Arie en su carrera.


Netanyahu, por su parte, manifestó de "deseo" de que "pruebe su inocencia", mientras que la oposición ha pedido desde entonces la dimisión y la líder del partido de izquierdas Meretz, Zahava Gal On, llegó incluso hoy el caso ante el Supremo.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores