Los secretos que se lleva Jorge Videla con su muerte

El ex dictador argentino falleció este viernes en la cárcel de Buenos Aires a los 87 años de edad.

17 de Mayo de 2013 | 17:47 | DPA
Reuters
BUENOS AIRES.- El ex dictador Jorge Rafael Videla se llevó este viernes a la tumba los secretos más dolorosos de la historia reciente de Argentina: la información sobre el destino de los desaparecidos y los bebés apropiados ilegalmente durante el régimen de facto que gobernó entre 1976 y 1983.

Unas 30.000 personas desaparecieron durante la última dictadura en Argentina, al tiempo que aún se desconoce el paradero que tuvieron unos 400 bebés que fueron apropiados ilegalmente por los represores, según estimaciones de los organismos de derechos humanos.

Sin poder enterrar a sus muertos, ni encontrar en los jóvenes de treinta y tantos los rostros de aquellos bebés sustraídos, las heridas de los argentinos permanecen abiertas.

"Frente al desaparecido en tanto éste como tal, es una incógnita el desaparecido. No tiene entidad, no está ni muerto ni vivo, está desaparecido, frente a eso no podemos hacer nada", dijo Videla en 1979 ante una consulta de la prensa sobre los secuestrados.

Nunca se arrepintió de su proceder ni reveló el destino de desaparecidos ni niños apropiados. Al contrario, reivindicó el accionar de la dictadura ante "una guerra interna iniciada por las organizaciones terroristas contra las instituciones del Estado argentino".

Fue condenado a cadena perpetua por el histórico Juicio a las Juntas Militares en 1985, tras el regreso de la democracia. En 1990 fue indultado por el entonces presidente peronista Carlos Menem (1989-1999). La inconstitucionalidad de las leyes de perdón permitió la apertura de nuevos juicios en su contra y en 2010 fue condenado a cadena perpetura por el asesinato de 31 presos políticos. En 2012, recibió una pena de 50 años de prisión por el plan sistemático de apropiación de menores.

Pese a las condenas, mantuvo el silencio y sólo habló para defender una y otra vez los repulsivos métodos del régimen. En las entrevistas que dio al periodista Ceferino Reato para el libro "Disposición final", Videla reconoció que "hubo chicos que fueron sustraídos". Los niños fueron robados "unos con la mejor voluntad para darle un buen hogar a los hijos de terroristas, otros para venderlos".

Y embistió contra las madres de los niños nacidos en cautiverio al considerar que "eran activistas y usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos al momento de operar como combatientes".

Videla y otros represores blindaron el secreto. Algunos restos aparecieron en las costas luego de ser arrojados en los fatídicos "vuelos de la muerte", otros hallados en fosas comunes. El dedicado trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense logró identificar varios de los cuerpos gracias al cruce de información con el banco genético de datos de familiares de desaparecidos.

La incesante búsqueda de Abuelas de Plaza de Mayo de sus nietos apropiados también arrojó resultados, con la restitución de la identidad de más de 100 jóvenes, aunque otros 400 permanecen sin hallar.

Pasaron casi 30 años del fin de la dictadura, la mayoría de los jerarcas murió y con ellos se fue gran parte de la información más sensible.

"Lamentablemente se lleva a la tumba información muy importante en relación a los nietos que faltan encontrar y a los cuerpos de nuestros papás y de sus compañeros", lamentó hoy Juan Cabandié, legislador porteño y nieto recuperado.

La integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Nora Cortiñas lamentó por su parte que "se mueren los genocidas y no se van abriendo los archivos".

"Queremos que se abran, que salga a la luz, que no se mueran llevándose el secreto. Todavía falta condenar a muchos genocidas", afirmó.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores