Argentina recurrirá a Corte de La Haya por conflicto de planta de celulosa con Uruguay

El canciller trasandino Héctor Timmerman confirmó la decisión, después de que el Presidente uruguayo, José Mujica, autorizó aumentar la producción de la papelera UPM.

02 de Octubre de 2013 | 21:11 | DPA

Los Presidentes de Uruguay y Argentina, José Mujica y Cristina Fernández.

AP
BUENOS AIRES/MONTEVIDEO.- Argentina anunció que recurrirá nuevamente a la Corte Internacional de La Haya en medio de la renovada disputa con Uruguay por el funcionamiento de la planta de celulosa UPM -ex Botnia-.

Buenos Aires reaccionó así a lo que consideró como "decisión unilateral" del gobierno de José Mujica, quien anunció este miércoles la autorización para que las instalaciones incrementen su producción en 100.000 toneladas.

El permiso, que tiene carácter "provisorio y revocable" representa la mitad de lo solicitado por la empresa, porque "se está exigiendo la instalación de una torre de enfriamiento para asegurar que los fluidos lleguen al río a una temperatura abajo de los 30 grados", explicó el Mandatario uruguayo.

La respuesta argentina llegó de inmediato. El canciller Héctor Timerman informó que el gobierno de Cristina Fernández decidió volver a recurrir al tribunal internacional por el diferendo.

El funcionario explicó que la determinación uruguaya "afecta la soberanía ambiental de la Argentina, viola los tratados entre ambas naciones y la propia sentencia del Tribunal de La Haya" emitida en 2010.

"La decisión unilateral de Uruguay deja a nuestro país en la obligación jurídica de recurrir a la Corte de La Haya", afirmó.

En el fallo de 2010, el tribunal internacional estableció que Montevideo había violado las obligaciones establecidas por el Estatuto del Río Uruguay, tratado que regula el uso y conservación del cauce en el tramo que ambas naciones comparten.

No obstante, determinó que no era aplicable el cierre de la entonces planta Botnia, aunque estableció mecanismos para el monitoreo ambiental conjunto del río.

Mujica: "Me duele mucho, pero no hay margen"

Por su parte, Mujica sostuvo que "desde el punto de vista jurídico Uruguay está procediendo de forma correcta y lo que está haciendo no merece ninguna objeción" ya que, en su opinión, se cumplieron con todas las etapas correspondientes en lo relativo a informar a Argentina.

"Nos quedamos sin margen para negociar. Me duele mucho, esto puede crear tensiones y malentendidos, pero nadie va a separar de mi corazón el sentimiento hacia el pueblo argentino", dijo Mujica.

Horas antes del anuncio, el secretario de Ambiente de Argentina, Juan José Mussi, había advertido que "no va a quedar otra alternativa" que recurrir nuevamente a la Corte Internacional de La Haya si se concretaba la autorización que llegó horas después.

Mussi admitió que no tiene información sobre si la actividad de la papelera "contamina o no" el río Uruguay y recordó que los "datos técnicos" del monitoreo ambiental realizado están en manos de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARU).

Fernández y Mujica se habían reunido en términos amistosos el lunes pasado en Buenos Aires, aunque con el conflicto de la papelera como telón de fondo, para inaugurar las operaciones del moderno ferry "Francisco Papa", que cruzará el Río de la Plata entre las capitales de ambas naciones.

Pesquisan malformaciones

Por otra parte, la Justicia investigará si las malformaciones de una bebé nacida en Gualeguaychú están relacionadas con emisiones de la instalación industrial.

El fiscal Guillermo Biré confirmó hoy que impulsará una investigación para "determinar si la malformación que tiene la beba es por motivos genéticos o consecuencia de agrotóxicos o de emanaciones de Botnia-UPM".

Ambos países administran en forma conjunta el río Uruguay que es límite natural y existen tratados binacionales que obligan al cumplimiento de determinados trámites para obras que puedan afectar a uno u otro.

Durante el gobierno anterior del oncólogo Tabaré Vázquez (2005-2010) las diferencias con el fallecido presidente argentino Néstor Kirchner por este tema enfriaron las relaciones y el caso debió dilucidarse en la Corte Internacional de La Haya.

La semana pasada la Cancillería argentina había advertido que el límite de producción que utilizó la Corte Internacional de Justicia para analizar la controversia fue de un millón de toneladas anuales y que "todo cambio que se realice en Botnia-UPM altera la sentencia de dicho tribunal".

Asambleistas de Gualeguaychú, ciudad argentina frente a las instalaciones de UPM, advirtieron que volverían a tomar medidas en caso que Uruguay autorizara el aumento de la producción de la fábrica, porque creen que causará mayores daños al medio ambiente.

La polémica planta de celulosa, con el nombre inicial de Botnia y luego adquirida por UPM, empezó a operar en el año 2007 a orillas del río Uruguay y generó protestas, cortes de rutas y del tránsito por el puente internacional que une a los dos países vecinos

La instalación es una de las mayores empresas exportadoras de Uruguay.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores