Reina Sofía cumplirá 75 años en un momento crítico para la monarquía española

Según la prensa de su país, la imagen de la reina de España sale reforzada en medio de los conflictos legales de su hija, la infanta Cristina, y la discusión de una eventual abdicación de su marido, el rey Juan Carlos.

31 de Octubre de 2013 | 12:17 | DPA

A propósito de su cumpleaños, la Agencia EFE publicó ''Sofía, 75 años'', donde recogió una serie de imágenes que muestran distintas etapas de la vida de la reina de España.

EFE

MADRID.- Este sábado, la reina Sofía de España cumplirá 75 años en uno de los momentos más críticos para la casa real española, según los medios de su propio país. Y lo hará de forma privada, sin ningún acto oficial.

Mientras la prensa española apunta a una posible imputación de la infanta Cristina por fraude fiscal y el rey Juan Carlos se recupera de una operación de cadera que trae a la mesa, una vez más, el debate sobre su posible abdicación, la reina sale reforzada.

Buena parte de los mensajes que recibe la página web de la casa real van dirigidos a ella, afirman desde el Palacio de la Zarzuela, y su agenda es más intensa que nunca, con 97 actividades en lo que va de año.

Ella misma pidió que se ampliara y raro es el día que no asiste a un acto cultural o solidario. Esta semana, la de su 75 cumpleaños, la inició con una visita al Instituto de Genética Médica y Molecular, ubicado en el hospital de La Paz, en Madrid.

Sofía nació un 2 de noviembre de 1938. Mientras España se desangraba tras dos años de guerra civil, en Grecia su alumbramiento supuso un día de fiesta nacional. Llegaba al mundo la primogénita de los futuros reyes Pablo I y Federica de Grecia.

Pocos podrían imaginar entonces que Sofía se convertiría en una de las protagonistas del final de la dictadura que arrancó en España un año después, en 1939, al finalizar la contienda civil.

Su boda en 1962 con el entonces príncipe Juan Carlos le llevó, 13 años después, a convertirse en reina de España y a asumir la responsabilidad de devolver la monarquía al país después de más de cuarenta años.

Desde entonces, su figura ha representado la sensatez, el saber estar, la elegancia. Pocas veces se ha pronunciado sobre política o monarquía. A través de su fundación, creada en 1977 con un pequeño capital que ella misma aportó personalmente, se han puesto en marcha más de un centenar de proyectos solidarios en todo el mundo.

En medio de la crisis económica que asola a España desde 2008, la propia reina pidió apoyar proyectos orientados a paliar los problemas de la sociedad española, en colaboración con otras organizaciones como Cruz Roja, Cáritas o el Banco de Alimentos, que esta misma semana le otorgará el premio Espiga de Oro por su labor. "La reina está implicadísima en la fundación desde su inicio", explican fuentes de la casa real.

Hace cinco años, sin embargo, unas polémicas declaraciones recogidas por la periodista Pilar Urbano en el libro "La Reina, muy de cerca" enturbiaron su imagen y empañaron su 70 cumpleaños. Colectivos de homexuales y partidos políticos de izquierda se alzaron entonces en contra de las palabras de la reina, que se mostró reacia a llamar "matrimonio" a la unión de dos personas del mismo sexo y en contra del aborto.

Si en aquel momento los medios españoles le tildaron de "imprudente", hoy le apodan "Sofía, la pacificadora".

En su 75 aniversario, es uno de los miembros mejor valorados de la familia real española, junto al príncipe Felipe, heredero del trono, con quien mantiene una estrecha relación.

Sin embargo, en plena tensión soberanista en Cataluña, tras el desafío del gobierno catalán para impulsar una consulta de autodeterminación, los ataques a la monarquía española no cesan en forma de imágenes quemadas y abucheos cuando sus miembros acuden a un acto público.

Tampoco ayudan los vaivenes de los últimos años en la casa real, con escándalos como la cacería de elefantes del rey en Botsuana, acompañado de su "amiga entrañable", la princesa germano-danesa Corinna zu Sayn Wittgestein, que despertó todo tipo de comentarios y hundió la imagen del monarca.

"No somos de piedra. Hacerse el sordo cuesta. Callarse cuesta. Todos tenemos nuestro amor propio. Pero hay que tragarse el sapo: recibir, saludar, sonreír 'qué tal', como si nada. Peor sería que te sacaran de tu sitio", confesaba la reina hace cinco años a Pilar Urbano.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores