Río de Janeiro registró 12 víctimas de "balas locas" en últimos 10 días

De acuerdo a la policía carioca, en la mayoría de los casos se debió a enfrentamientos entre narcotraficantes.

26 de Enero de 2015 | 13:45 | EFE

RÍO DE JANEIRO.- Un total de doce personas fueron víctimas de balas locas en los últimos 10 días en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, de las cuales cuatro murieron, en hechos que las autoridades atribuyeron hoy a la actuación de bandas de narcotraficantes.


Los últimos tres casos se registraron entre la noche del domingo y la madrugada de este lunes, entre los cuales estaba una joven de 21 años que murió como consecuencia de la herida provocada por un balazo que recibió en el hígado cuando estaba en su casa en la Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro.


Adriene Solan do Nascimento, tiroteada en medio de un intercambio de disparos durante una operación policial en la Rocinha, llegó a ser atendida con vida en un hospital público pero murió como consecuencia de la gravedad de la herida.


Además de esta joven, una niña de 12 años y una mujer de 58 sufrieron heridas por balas perdidas en hechos aislados registrados en la madrugada de hoy en diferentes favelas de la zona oeste de Río de Janeiro.


Las dos fueron ingresadas al mismo hospital público, en donde el estado de salud de ambas fue declarado como estable.


El sábado, un adolescente de 14 años igualmente sufrió una herida por una bala perdida cuando jugaba en el patio de un conjunto residencial en Niteroi, uno de los municipios del área metropolitana de Río de Janeiro.


Los cuatro casos del fin de semana se suman a ocho registrados, tres de ellos con muerte de víctimas -dos de ellas menores de edad-, desde el 16 de enero en diferentes áreas de la ciudad.


"La mayoría de esos casos de bala perdida es de responsabilidad de narcotraficantes y ocurrió sin que se hubiera registrado enfrentamiento con la Policía", aseguró hoy el secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, en declaraciones a una red de televisión.


De acuerdo al principal responsable por el orden público en Río de Janeiro, con excepción de lo ocurrido el domingo en la favela de Rocinha, en donde la Policía intercambió disparos con un grupo de pistoleros, los casos de balas perdidas de los últimos días ocurrieron en tiroteos promovidos por bandas de narcotraficantes.


"Eso es consecuencia de esa verdadera nación de criminales que fue creada en Río de Janeiro. Digo que es una nación porque son personas que tienen una ideología de pandilla; personas que tienen una total falta de responsabilidad con la vida humana", afirmó.


En 2013, según los últimos datos oficiales, 120 personas fueron víctimas de balas perdidas en Río de Janeiro, 9 de las cuales murieron.


Río de Janeiro era hasta hace algunos años una de las ciudades más violentas de Brasil, pero las estadísticas criminales vienen cayendo desde que el Gobierno regional inició en 2003 la política de instalar pequeñas estaciones policiales en las favelas antes controladas por bandas de narcotraficantes.


Las llamadas Unidades de Policía Pacificadora (UPP) son abiertas inmediatamente después de operaciones policiales, con la participación de militares, blindados del Ejército y helicópteros, para expulsar a los pistoleros que actuaban libremente en las barriadas pobres.


Esa política de seguridad pública prevé que la mayoría de las favelas de Río de Janeiro cuente con UPP en 2016, cuando la ciudad organizará los Juegos Olímpicos.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores