Una clase magistral

26 de Septiembre de 2000 | 00:00 |
Daniel Quiroga

La soprano Magdalena Amenábar ha conquistado un lugar destacado en nuestro ambiente luego de una serie de recitales dedicados a difundir el repertorio vocal del Barroco. Autores europeos y también del período colonial latinoamericano han sido presentados por ella, junto a su participación en el estreno de "La Púrpura de la Rosa", ópera del período colonial.

Magdalena ha querido profundizar el repertorio que cultiva, el que ha incrementado en sus visitas a centros europeos, academias y bibliotecas musicales en busca de páginas olvidadas y descubiertas por musicólogos actuales.

Con el título "Corazón Barroco", la cantante ofreció en la parroquia San Francisco de Sales (Vitacura) una selección de canciones de raíz amorosa y religiosa, con el acompañamiento de clavecín y/o órgano, violín y violoncello. La primera parte del programa, realizado en la capilla bautismal de la iglesia ante un público muy numeroso, se inició con una Sonata de Corelli, para cuerdas y clavecín, a cargo de Alma Campbell (teclado), Paulina Olavarría (violoncello) y Hernán Muñoz (violín), en equilibrado y grato ensamble. Junto al grupo instrumental, la soprano entregó la difundida "Amarilli" y "Al Fonte al Prato", de Giulio Caccini (1545-1618), cuyo lírico mensaje amoroso fue dado con la segura musicalidad que le distingue. Ascendió la calidad de su entrega en el "Si dolce e il tormento", apasionada creación de Claudio Monteverdi (1567-1643), figura capital en el período, notable por su juego armónico y vigor expresivo. Novedoso fue oír la intensa página de Girolamo Frescobaldi (1583-1643) "Se l’aura spira", donde el autor de conocidas obras instrumentales y para teclado destaca como melodista apasionado. Dos arias de G.F. Haendel (1685-1759) representaron al célebre autor de óperas y oratorios.

Calidad Singular

La segunda parte del programa, subtitulada "Selva Spirituale", trajo obras de singular belleza y raíz espiritual, como "Ave María" y "Regina Coeli", de Giulio y Francesca Caccini respectivamente; "Maddalena alla croce", de Frescobaldi; "Exulta Filia Sion", de Monteverdi; "Pieta Signore", de Alessandro Stradella (1644-1682), y la profunda "The Blessed Virgin’s expostulation", del gran representante de la música barroca de Inglaterra, Henry Purcell (1659-1695).

La singular calidad del programa realizado llevó al auditorio desde el aplauso a la entusiasta ovación de pie. En realidad, la capacidad de la cantante para entregar la intensidad pasional de la primera parte o la riqueza profunda de la fe, en la segunda, conmovieron a la concurrencia. Ello se logró por la intérprete gracias al dominio de su registro, amplio y homogéneo, sometido a exigencias singulares en la matización, los intervalos, los adornos y, fundamentalmente, la expresión. Todo ello fue logrado por la soprano en una interesante demostración de dominio técnico-vocal como pocas veces es dable encontrar en nuestro medio. Fue un recital que, para muchos, tuvo relieves de clase magistral en técnica y estilo. Magdalena Amenábar ofreció como "extra" su estupenda versión del "Ave María", de Caccini, muy difícil página del programa.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores