Francisco Rettig y la Sinfónica 28/8/2004

30 de Agosto de 2004 | 16:03 |
Francisco Rettig y la Sinfónica

Gilberto Ponce 28/8/2004

Con un corto programa, de poco más de sesenta minutos de música, la Orquesta Sinfónica continuó su temporada del presente año. Se escucharon dos obras bastante poco usuales en nuestros escenarios y sirvió para el reencuentro de Francisco Rettig con la orquesta.

Marcelo González, joven y talentoso violinista, tocó de memoria el nada fácil Concierto para violín y orquesta, Op. 82 del ruso Alexander Glazunov (1865 – 1936), obra que posee un lenguaje romántico bastante tradicional, cercano al impresionismo y con fragmentos que recuerdan obras de otros famosos autores rusos.

Sus tres movimientos que se interpretan sin interrupción obligan al solista a una atención constante, para salvar los continuos cambios de ritmo, como los pasajes de bravura. González está en posesión de un bello, noble y gran sonido, al que acompaña de una gran musicalidad y prestancia en su interpretación. Sólo debemos reparar en ciertos pasajes donde la afinación no es correcta, particularmente en secciones de escalas rápidas. No obstante pensamos que su interpretación se ajustó al estilo y el volumen se equilibró perfectamente a la masa orquestal.

El acompañamiento de Rettig fue cuidadoso, logrando de la orquesta una respuesta que logró hacer sobresalir las virtudes de la obra. Hubiéramos preferido que el rendimiento de uno de los cornos no hubiese empañado una labor muy consistente.

“Aus Italien” Op. 16 de un joven Richard Strauss cerró el concierto. Es uno de sus primeros poemas sinfónicos, donde aún no afianza su maestría posterior en orquestación, y sin tocar para nada aquellos aspectos subjetivos que son recurrentes en su obra.

Sus cuatro movimientos pretenden plasmar sus impresiones luego de un viaje a Italia, cuestión que no queda para nada en claro, con la excepción del cuarto movimiento, donde recurre con resultados dudosos, al famoso “Funiculi, funicula”.

Pensamos que se extiende demasiado en una música más retórica que efectiva. Los recursos orquestales utilizados son todavía anuncios del gran Richard Strauss que aparecerá en su poema sinfónico “Don Juan”, obra que sigue en el catálogo de sus composiciones.

La orquesta siguió las claras y poco expresivas indicaciones del director, quien no logró una interpretación que pusiera en evidencia lo mejor de un poema sinfónico, que no logra aportes al conocimiento de su autor, como tampoco a la temporada, salvo el valor de estrenar una obra desconocida en las temporadas de nuestro país.

La presente temporada de la Orquesta Sinfónica ha tenido hitos muy importantes, con programas de notable factura, por ello resulta un tanto incomprensible de pronto ver programas que resultan muy desiguales tanto en dificultades como en interés, este fue el caso, otro reciente ocurrió con el dirigido por Rodolfo Fischer.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores