Actor Héctor Aguilar: "Lamento que Rocha no pudiera pedir perdón"

Conocido por sus papeles secundarios, interpretó en “Enigma” al empresario educacional. Aquí cuenta cómo dio forma al protagonista de un caso policial que estremeció al país.

06 de Mayo de 2008 | 13:32 | Leonardo Núñez, El Mercurio Online

SANTIAGO.- El actor Héctor Aguilar se ha ganado un nombre en el medio televisivo de la mano de papeles secundarios, una manera poco convencional para quedar en la memoria colectiva. Pero gracias a un semblante duro, que puede bordear la inexpresión cuando lo requiere, le ha puesto un sello a sus interpretaciones como Augusto Pinochet en “Enigma” y a un diablo mediador en la “Recta Provincia”.

Anoche repitió otro papel difícil en el programa policial de TVN, pero esta vez como protagonista de un caso policial que estremeció al país. Aguilar llevó a la pantalla la demencial caída del empresario educacional Gerardo Rocha, en un capítulo que marcó 16,9 puntos rating y que se adelantó por la muerte repentina del fundador de la Universidad Santo Tomás,  aunque ésta era inminente por las graves quemaduras que sufrió tras asesinar al martillero Jaime Oliva.

Del deceso del empresario, el actor se enteró en su casa fuera de Santiago. “Yo vivo en el campo, así que supe por la vía más cercana, que es la tele”, dice a Emol antes de desgranar la interpretación en la que destacó por el parecido que logró con Rocha.

¿Le afectó la muerte del empresario?
“Por supuesto que sí, si es una tragedia nacional. A pesar de los errores que haya podido cometer aquel señor, es una tragedia para él, para su familia y para todos los cercanos. Como tragedia, como actor y como una persona sensible, uno siente todas esas cosas”.

¿Cómo preparó la interpretación de Gerardo Rocha?
“Siempre tuve la noticia muy presente y le sumé mi experiencia en el escenario. Uno como actor se alimenta de esas cosas y de todas las posibles tragedias que sufre la humanidad. En actuación eso se llama recurrir a la memoria emotiva. Por ejemplo, mis colegas actores han sufrido enormes tragedias. Uno estaba en plena función cuando le contaron que habían encontrado a su hijo degollado. A otro compañero se le murió el bebito y esa misma tarde tenía una función para niños y la hizo. Todas esas cosas alimentan a un artista. Eso me sirvió para darle una dimensión humana al personaje de Rocha”.

¿Siguió el caso por la prensa?
“Sí, por la prensa y cuando me llamó la productora (Nuevo Espacio) para hacer ese rol, me mandaron bastante información, con fotografías y un perfil del empresario”.

El parecido suyo con Rocha fue notable. ¿Cómo lo logró?
“Me concentré en las fotografías que me mandó la productora. Él tenía una frente más ancha que yo, por eso me hice unas pequeñas entradas con un corte de pelo. Los gestos también los saqué de las fotos y del maquillaje, me encargué un poco yo”.

Después de interpretarlo ¿qué opinión se formó del empresario? ¿Estaba loco?
“Indudablemente estaba en un grado de locura, como le puede pasar a cualquier persona. De repente uno siente celos, se obnubila y puede cometer un disparate. Nadie está libre de eso. Tenía un desequilibrio emocional muy fuerte”.

¿Qué opina de la decisión de TVN de adelantar la emisión por la muerte de Rocha?
“Desde el punto de vista comercial, fue muy acertado, porque estaba programado para darse como en dos o tres semanas más. Había que meterlo justo en la coyuntura (...) Quedaron bastantes cosas afuera. Y bueno, yo siempre me encuentro deficiencias. Pero rescato que en ciertas tomas tengo basta del pobre caballero aquél. Afortunadamente no tengo ninguna de esas patologías”.

Uno de los momentos de mayor impacto fue la recreación del crimen de Oliva, cuando lo queman. ¿Cómo se preparó esa escena?
“Yo la miraba a lo lejos. Unos jóvenes estaban encargados de los efectos especiales. No participé de ella. Al ver cómo quedó la escena, fue muy sobrecogedor”.

¿Cree que el caso dé para hacer una película?
“Por supuesto. Ya tengo el guión hecho mentalmente. Yo lo partiría como una vieja serie policial de los ´70, con un detective venido a menos al que, de repente, le llega un buen cliente, y puede ganar un poco más (de plata) de lo acostumbrado”.

Con su muerte, el empresario no alcanzó a redimirse. ¿Aumenta eso la tragedia?
“Bueno, hubo varias personas que se fueron antes de pedir perdón. Yo lamento que Rocha no pudiera pedir perdón. Entonces, sí, lógico que quedan cosas inconclusas, como saber las motivaciones (del empresario)".

¿Le costó desligarse del personaje?
“Como vivo en el campo, no me cuesta deshacerme mucho de una interpretación. Una vez terminado el trabajo, el guión y datos del personaje, si no los voy a utilizar más, se acumulan como basura o se van a la chimenea. También me pongo a cortar leña o a recoger maíz, como ahora, antes de que empiecen las lluvias”.

Le cambio de tema. ¿Le acomoda el papel de actor secundario?
“A mí me encantaría ser un actor excepcional y siempre estar en la palestra. Pero no estoy dentro de la amistocracia que se mueve en las teleseries. Por supuesto que me encantaría hacer roles protagónicos. Estoy abierto a recibir ofertas”.

¿Después de Pinochet y Rocha, a quién le gustaría interpretar?
“Todos los roles posibles y si son protagónicos, mejor”.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores