Perú o el sueño de Carmen

Se inició a fines de los '80 cantando boleros, pero en los últimos años esta cantante chilena ha descubierto el sabor del vals peruano. Así se escucha en su más reciente disco, Bienvenido Perú, que relanza esta semana con el renovado sello Dicap.

15 de Enero de 2009 | 21:13 |

Carmen Prieto Monreal recuerda que hace algunos años empezó a recibir sugerencias de agregar valses peruanos al repertorio de boleros que ha sido mayoría desde que empezó a grabar discos, en 1989. Pero las sugerencias no eran suficientes.

-Me empezaron a preguntar "por qué no cantas vals peruano, te quedaría tan bien", y al principio lo dejaba pasar -recuerda-. Y la verdad, es que es muy loco lo que pasó, es que tuve un sueño. Soñé que cantaba música peruana. Me veía en colores, con un trío, y yo me dejo llevar por esas cosas. Así que fui a buscar a esos músicos.

El sueño de Carmen Prieto no tiene fecha clara, pero el encuentro con ese trío sí. Fue en 2003 cuando esta cantante chilena reunió a Los Tres Antonios, el grupo de músicos peruanos radicados en Chile que la acompañan hasta hoy y con los que grabó en vivo en 2004 el disco que relanzará este 16 de enero: Bienvenido Perú, subtitulado "Los mejores valsecitos en vivo", por iniciativa del renovado sello Dicap.

-(En el sello) Se interesaron en el concepto del disco, por el título, por lo que contiene y por el aspecto integracionista que se le dio, de trabajar con músicos peruanos radicados en Chile -explica la cantante, acompañada en Bienvenido Perú por Óscar Antonio Álvarez (primera guitarra y arreglos), José Antonio Medina (cajón y voz), Antonio Caballero (segunda guitarra y cajón).

Es el octavo disco de Carmen Prieto, que se inició de lleno en el bolero en los discos Boleros (1989), Boleros (1992) y Me desordeno (1993), se abrió a otros ritmos latinoamericanos en Prende la candela (1995), recopiló un repertorio de boleros de autores chilenos en Deseos y encantos (2000) y volvió a otros ritmos en Cancionero nocturno (2002), antes de grabar Bienvenido Perú (2004) y de publicar la compilación Lo mejor de Carmen Prieto (2005).

En el intertanto cantó a dúo con el músico uruguayo Leo Maslíah y ambos grabaron un disco a dúo editado en Argentina y Uruguay: Entreverados (2007). Pero ahora está de vuelta en el repertorio peruano. "Con los chiquillos (Los Tres Antonios) volvimos a trabajar", explica. "Siempre hemos estado muy ligados. Óscar es el mejor guitarrista que he conocido, y con él empecé a estudiar los repertorios, a guiarme por sus consejos; me mostró como a veinte cantantes peruanos".

-¿Cuáles son algunos?
-Yo ya había escuchado de toda la vida a Lucha Reyes. En esa época vino mucho Eva Ayllón a Chile, y el Óscar la había acompañado por años en Perú. Lucía de la Cruz, una cantante popular maravillosa. Cecilia Barraza. Zambo Cavero. También fue un aprendizaje para mí.

-¿Tienes alguna afinidad con los cantantes históricos de vals peruano en Chile, como Palmenia Pizarro, Ramón Aguilera, Los Vargas, Lucho Oliva…?
-Claro, con Lucho Barrios también, que ha hecho gran parte de su carrera acá. Por mi generación lo siento de una manera más nostálgica. Pero en realidad mi experiencia más grande de aprendizaje ha sido con estos músicos peruanos.

-¿Qué tan hermanos son el vals peruano con el bolero, al cantarlos?
-Se acercan por el lado de ese ADN moreno que puede cruzarlos. Estos mismos músicos (del trío) muchas veces tocan boleros también, es parte de una misma noche en un bar o una peña cualquiera. Las historias que cuentan también son historias de amor, más trágicas las del vals, claro. El bolero es más sensual.

-¿Te acomoda ese lado más dramático?
-Me gusta mucho, me siento muy cómoda y finalmente paso a ser un puente comunicacional. Me conmueve cómo la gente se engancha con esa emoción. Lo que hace la guitarra no más ya es un motivo llorado.

-¿Les ha tocado actuar para público peruano?
-Hemos actuado a veces para público cien por ciento peruano, y es un público maravilloso. Desde gente que dice que yo debería haber sido peruana, cosas así, hasta los que te recomiendan, "usted tiene que poner esto y lo otro". Esto va a tomar un nuevo empuje con la salida del disco, y es posible que surja otro volumen -dice la cantante, que para el verano ya tiene una agenda de actuaciones en las ciudades de Cabildo, La Ligua, Illapel, Pichidangui, Papudo y otros.

Dicap, el nuevo aire

Bienvenido Perú forma parte al mismo tiempo del nuevo catálogo del sello Dicap y de la programación del Festival Carril D, con el que serán conmemorados hasta el 25 de enero (ver recuadro) los cuarenta años de historia de ese sello chileno, el más comprometido con el movimiento de la Nueva Canción Chilena iniciado en los años '60 en Chile por músicos como los Parra, Quilapayún e Inti-Illimani.

Carril D tendrá lugar en el teatro recién inaugurado en la Casa de Arte y Cultura Delia del Carril, histórica casa donde vivió Delia del Carril, esposa de Pablo Neruda, en un lugar también conocido como Michoacán de Los Guindos. Y será el escenario para una serie de nuevos músicos asociados a Dicap (sigla para Discoteca del Cantar Popular), desde la reaparición del sello en 2006.

Siete nuevos discos tiene en su agenda el sello para 2009. Son Andes on the moon, del músico electrónico Andesground; Bienvenido Perú, de Carmen Prieto; Canción azul, del poeta mapuche Elikura Chihuailaf y el músico Víctor Moris, y futuros trabajos del grupo de rock Doctor Demencia, del guitarrista Alberto Cumplido y Quarto Mundo, del ensamble contemporáneo Antara con obras de Fernando García y del conjunto bailable Zoronkalatribu. Al mismo tiempo, como parte de la colección Serie La Memoria, el sello reeditará vinilos históricos del catálogo, como Danae canta a Neruda y un LP de Cirilo Vila.

-Es un modo de celebrar los cuarenta años de Dicap con composiciones nuevas, vanguardia, música, poesía, teatro. Pretendemos todo el año seguir con el tema de los cuarenta años y la Serie La Memoria -explica Giorgio Varas, músico y director artístico del sello-. Es un diálogo entre las cosas nuevas y experimentales y la Serie La Memoria, que también va a continuar.

-¿Es deliberado celebrar estos cuarenta años sin las figuras históricas del sello en la programación del ciclo?
-Cuando relanzamos Dicap en 2006 tuvimos la presencia de Isabel Parra, de los Inti, de Joan Jara y mucha gente vinculada a la historia del sello, con el disco de Gladys Marín (Mil voces Gladys, 2006). Hoy la intención de este ciclo es integrar lo histórico con las nuevas propuestas, que también fueron siempre una característica de Dicap en su época, y es un riesgo que tomamos ahora también. Pretendemos ser una herramienta con la que podamos tener conciencia de lo que fue Dicap, saber en qué estamos hoy día y por sobre todo pensar y soñar lo que vamos a ser en el futuro.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores