Función para seis mil personas

Las puestas en escena de Miryam Singer, Premio de la Crítica 2008, vuelven a deslumbrar por su eficiencia, su atractivo y su buen gusto. En la Plaza de Armas de la ciudad, la cantidad de espectadores superó con largueza al de un concierto de cámara en su más puro estado.

19 de Enero de 2009 | 11:27 |

La contralto Miryam Singer, apellido de cantante y nombre de gestora cultural. Su nueva puesta en escena llamó la atención de un gran público en la Plaza de Armas.

El Mercurio

Durante enero Santiago se convierte en una plaza cultural del mayor interés, con todo tipo de iniciativas que van desde lo teatral a la danza, el cine, la música la llamada docta y la popular y el jazz: un verdadero manjar para quienes permanecen en la capital, y una gran sorpresa para los turistas que abundan en esta época.

En este ambiente, la Plaza de Armas de Santiago ha sido desde hace un tiempo un lugar donde se realizan espectáculos de la mayor calidad, que convocan a una enorme cantidad de espectadores. Así ocurrió con “El rapto en el Serrallo”, la ópera de Wolfgang Amadeus Mozart, que en el marco del Primer Festival de Ópera de Cámara, se presentó ante cerca de seis mil personas en la Plaza de Armas, que siguieron atentamente las dos horas que dura la función.

La innovadora puesta en escena de Miryam Singer, ganadora del Premio de la Crítica 2008 en el rubro música nacional, se presta especialmente para una función multitudinaria, ya que como soporte escenográfico utiliza solamente tres grandes pantallas sobre las que se proyectan imágenes de apoyo a la acción, el mar y el palacio del “Bajá Selim”, así como los rostros y figuras de los personajes durante la acción.

La iluminación y el sonido son de impecable factura. Hicieron olvidar el hecho de su realización al aire libre. El vestuario de la Ópera Estatal de Turquía, de impresionante belleza, fue otro de los aciertos de la presentación, junto a la traducción de los diálogos hablados a un español cotidiano. Nos parece de elemental justicia mencionar además a los encargados de la realización audiovisual por su perfección: Erwin Scheel, Arnaldo Valdés y Daniel Álvarez.

La régie de Miryam Singer es precisa en gestos y fluida en los movimientos de los personajes y del coro. Ésta es una coproducción de la Universidad Católica y la Universidad de Santiago, cuya Orquesta Clásica fue el soporte musical. La conducción fue de David del Pino -su nuevo director titular-, quien consiguió de sus músicos un hermoso y afinado sonido que funcionó en el más riguroso estilo. Con gesto atento y seguro, Del Pino condujo a cantantes –sin apuntador- y a la orquesta con musical precisión.

Las voces con Rudolphy

En el joven grupo de cantantes impone su trayectoria y talento Patricia Cifuentes como “Blonde”, con una voz impecable y actuación graciosísima, melosa, intrigante e ingenua. Pamela Flores encarnó a “Konstanze” con una prestancia vocal notable, considerando que sus arias son muy complejas y difíciles. En ellas triunfó sin problemas, no obstante creemos que su actuación es más bien plana: le falta mostrar los cambios en los sentimientos.

“Belmonte” lo cantó el tenor Iván Rodríguez, poniendo su hermosa y expresiva voz al servicio del atormentado y enamorado personaje. En lo actoral ha dado pasos significativos. Muy simpático y en el papel fue Daniel Farías como “Pedrillo”. La escena cuando intenta emborrachar a “Osmin” fue genial. Este último rol lo encarnó David Gáez, con gran soltura actoral y bello timbre al que sólo le falta desarrollar los graves, que en esta ópera son tremendos.

El cuadro se completa con el actor Álvaro Rudolphy, quien con su gran experiencia dio el perfil exacto al “Bajá Selim”, quien decide al final no pagar con la misma moneda, y les otorga la libertad a los enamorados, quedando como un ser humano superior ante su corte y sus supuestos enemigos.

Víctor Alarcón preparó a los coros Crecer Cantando y de Estudiantes UC, los que tuvieron un gran desempeño en lo vocal y actoral. En resumen un maravilloso regalo para el público que desde temprano llegó hasta la Plaza de Armas, y que no escatimó ovaciones al final de la representación, entre ellos muchos extranjeros que no podían creer que se diera una joya musical y a tan alto nivel gratuitamente en su estación de viaje: un triunfo para el inicio de este Festival de Ópera de Cámara. 

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores