EMOLTV

Tango nuevo desde Córdoba

La cantante Julieta Ghibaudo y el pianista Germán Náger actúan esta semana en Santiago, y vienen a probar que el tango moderno no necesariamente es electrónico.

21 de Enero de 2009 | 16:40 |

Tangos de todos los tiempos para piano y voz integran el repertorio de la cantante Julieta Ghibaudo y el pianista Germán Náger, el dúo argentino que esta semana estará recorriendo Santiago en vivo. Es una breve temporada iniciada el 12 de enero último como invitados del cantautor Eduardo Peralta en el escenario de El Mesón Nerudiano, en el capitalino barrio Bellavista.

En ese mismo lugar estuvieron en diciembre pasado, y en medio de una actuación entre Peralta y la actriz Carmen Barros hicieron una fugaz aparición para tocar "Quedémonos aquí", tango de Atilio Stampone, "El corazón mirando al sur", de Eladia Blázquez, "Maturana", zamba de Gustavo <i>Cuchi</i> Leguizamón, y "Nostalgia", de Cobián y Cadícamo. Y a ese mismo lugar volverán este miércoles 21, a presentar un repertorio destinado al disco que grabarán en 2009.

-Son tangos que tienen un carácter distinto, porque Germán viene del jazz, se fusiona con el tango y al mismo tiempo resulta un sonido más íntimo y se destaca lo más violento que tiene el tango. Porque yo no tengo una voz muy suavecita, soy media gritona -se ríe la cantante, que se dispone a mostrar su estilo en melodías como "Maquillaje", tango de los hermanos Virgilio y Homero Expósito; y "María", de Troilo y Castillo.

-¿No son necesariamente tangos modernos?
-Hay de todo. Más allá de la época prevalece el tratamiento. Puede ser un tango superorquestado que nació en los años '30, pero lo llevamos a una onda más actual y le damos un sonido propio, sin perder la esencia.
-Tampoco vengo de una formación estilísticamente cerrada -agrega el pianista-. Los jazzeros por ahí son como un ghetto, y los tangueros tienen lo mismo, y medio como que cuando coloreás la cosa con patrones más libres siempre te asocian a una formación jazzera. Pero nunca toqué un jazz puro.

-¿Y un tango puro?
-Tampoco. El tango es nuevo también, viene desde hace un par de años. Pero además yo he tocado mucha música popular.

Cordobeses ambos, Ghibaudo y Náger han actuado en Italia, Suiza, España y Brasil, y a Chile han venido desde 2004, invitados a festivales de tango y a otras actuaciones.

-¿Hay una familiaridad del público local con el tango?
-Es un público muy conocedor -dice ella-. Me di cuenta de que la gente conoce más que los clásicos gardelianos o de orquestas como la de (Mariano) Mores, que son las que salieron del país en la década del '50, en la época de oro del tango. Tienen mucho conocimiento no sólo del repertorio clásico, sino de las estéticas, los estilos.
-Estamos muy cerca -dice Náger-. Es un lenguaje que se conoce por una cuestión geográfica.
-Entiendo que acá hubo muchos programas de radio de tango y es alucinante -comenta la cantante-. En Argentina eso pasa mucho en Buenos Aires y no así en el interior. El tango se concentra en la capital. Y en Córdoba tienes el cuarteto (ritmo bailable cordobés) que se consume el ochenta por ciento de la audiencia.

Después de grabar su disco Tangos a Ramayón, inspirado en la historia trágica de un bailarín argentino muerto a los diecinueve años en 1897, la cantante se dispone a editar un álbum relacionado, esta vez a propósito de la mujer de ese personaje: Tangos a Joaquina.

-Es un disco de tangos todos con nombres de mujeres -explica, a propósito de "Margot", "Madame Ivonne", "Gricel" y "María", entre una quincena de canciones. En paralelo, prepara una grabación con el cuarteto de trombones argentino Viento Sur mientas Germán Náger integra a su vez un trío de latin jazz y un dúo de música contemporánea, en paralelo a sus nuevas exploraciones en el tango.

-Cuando actuamos en el extranjero el público también conoce a Piazzola, a Mariano Otero, al tango más contemporáneo -dice él-. No tenemos que tocar "Caminito" ni cuadradito, ni tampoco tocar el tango electrónico con el que mucha gente asocia al tango nuevo.

-¿Les gusta el tango electrónico?
-Está pegando eso, me gusta, me parece que son realidades que están pasando. Pero no necesariamente hay que hacer tango nuevo de ese modo, con un sampler y un scratch sobre una bandeja (de tocadiscos). También es algo que puedes resolver con un piano acústico.

Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo