Primera película zapatista cautiva en el Festival de Cine de Sundance

El realizador Alberto Cortés retrata en su película que en las comunidades zapatistas no existe el alcoholismo ni la violencia doméstica.

23 de Enero de 2009 | 09:01 | DPA

Una imagen de la cinta mexicana que consiguió llamar la atención en su paso por Sundance.

www.corazondeltiempo.com
PARK CITY.- En el pasado, la lucha de los indígenas zapatistas del estado de Chiapas, en el sudeste de México, había sido tema sólo para una serie de documentales. Sin embargo, "Corazón del tiempo" busca contar la historia de sus vidas, sus sueños y su dignidad.

Dirigida por el mexicano Alberto Cortés, la película compite en la categoría internacional dramática del Festival de Cine Independiente de Sundance, que se celebra del 15 al 25 de enero en Park City, Utah.

"Una de las condiciones que impuso el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) cuando surgió la resistencia fue que no se podía beber, porque cuando empezó era una organización clandestina y los borrachos hablan", comentó el cineasta en una entrevista con dpa.

"Pero después, con los frutos que esto dio, sobre todo para la familia y para la mujer, fueron ellas las que comenzaron a defender que continuara así. De tal manera que tienes ahora una generación que no ha conocido el problema del alcoholismo en la comunidad indígena", agregó.

Cortés explicó que los jóvenes de estas comunidades no conocen lo que es la violencia doméstica, muy ligada al alcoholismo, lo cual crea un ambiente más sano y digno en el que las familias permanecen más unidas.

Según el director, el EZLN está luchando por la autonomía y el derecho a las tierras de los pueblos indígenas de Chiapas. "Pero en todos estos años, no lograron ponerse de acuerdo con el gobierno de México. Sin embargo, ellos no quieren separarse de México, eso no pasa por ahí", afirmó.

Tras realizar un viaje a Chiapas, Cortés quedó enamorado de estos pueblos, de su dignidad y sabiduría y decidió hacer una película sobre sus vidas.

"Pero se trata de pueblos sin energía eléctrica, sin televisión, que no sabían qué era una película. Tenía el problema de cómo plantearle a alguien que nunca vio una película que quería hacer una sobre ellos", recordó.

El director decidió comenzar por llevarles una pantalla y proyectar viejas producciones, empezando por las películas mudas de Chaplin, pasando por los clásicos del cine mexicano hasta las películas más actuales como "Amores Perros" y "Matrix".

"Así comenzó un proceso de acercamiento con estas comunidades y personas, a través del cine, pero sin una cámara. A partir de estas funciones empezó a elaborarse esta historia", comentó.

Hasta entonces, en estas comunidades sólo se habían realizado documentales pero sin salir del discurso político o la denuncia. "A mí me interesaba pasar al otro lado, mostrar el día a día y esta sencilla historia de amor que cuenta la película", aclaró.

"Corazón del tiempo" cuenta la historia de una muchacha, cuya familia promete en matrimonio a un joven del pueblo, que se enamora de un insurgente zapatista y decide enfrentar a su familia y oponerse a su matrimonio arreglado. La trama es vista desde el punto de vista de tres generaciones de mujeres.

"Lo que esta pasando en estas comunidades es que no están atadas a la tradición. Ellos están creando nuevas reglas, como la de una muchacha joven que enfrenta a su padre y quiere decidir sobre su destino", dijo.

La primera medida de los zapatistas fue crear la ley de la tierra e inmediatamente después la ley de la mujer. "Los zapatistas creen en la igualdad entre el hombre y la mujer. Las mujeres tienen mandos en el ejército y ocupan un lugar importante en la sociedad civil", añadió.

Cortés formó su elenco recorriendo pueblos de la región. "De algunos nos hicimos amigos, conocimos a sus familias", afirmó y añadió que le llevó unos ocho años hasta que pudo presentarse con un guión terminado y listo para rodar.

Pese a que en los documentales los zapatistas siempre aparecen cubriéndose el rostro con pasamontañas, Cortés quería poder mostrar sus caras. "Muchos de ellos son buscados y tienen miedo de mostrarse. Pero acá, como están actuando y no son ellos mismos, accedieron a actuar con el rostro descubierto", dijo.

Trabajar con personas que nunca antes habían estado frente a una cámara fue un reto importante. "Decidimos hacerlo lo más simple posible, sin un aparato más que la cámara y dándole el valor al actor y sus sentimientos. Hicimos algunos talleres de teatro como para enseñarles a perder el miedo, mover el cuerpo, sacar la voz, no para imponer un tipo de actuación", comentó.

Según Cortés, la gran diferencia con otros grupos guerrilleros que han pasado por Latinoamérica es que el EZLN no quiere el poder.

"Tienen un ejército cuyo lema es luchamos para que no haya necesidad de que existamos, su lucha es para que ellos desaparezcan. No luchan por el poder como las otras guerrillas latinoamericanas. Hay un respeto entre lo que es el EZLN y lo que ahora están construyendo que es una nueva forma de gobierno civil", dijo.

"No queríamos hacer una película de denuncia, queríamos mostrar lo que ellos están proponiendo. Ellos son pacifistas. Hay diferencias entre pueblo y pueblo, algunos están mejor, otros están más marginados, con más problemas. Pero ellos son los que evitan tener enfrentamientos violentos con el gobierno. Los zapatistas se han planteado no ceder a las provocaciones, pero continúa siendo una zona de conflicto", concluyó.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores