EMOLTV

A los 80 años Claes Oldenburg sigue promoviendo el arte masivo

El representante del pop art instalará cuatro chinches gigantes al costado de un museo en Oslo.

26 de Enero de 2009 | 10:52 | DPA

NUEVA YORK.- Claes Oldenburg señaló, a días de su cumpleaños número 80, estar dispuesto a continuar con sus instalaciones en la vía pública y no iniciar exposiciones en salones. "Estoy a favor de un arte que sea político- erótico-místico, que haga otra cosa que estar sentado sobre su trasero en un museo", dijo.

El último proyecto de Oldensburg será inaugurado en mayo en Noruega, y consistirá en Cuatro chinches de cuatro metros instalados en una ladera hacia el Museo Kistefos de Oslo.

Más de 40 esculturas monumentales de yeso pintado y vinilo blando de colores estridentes fueron diseñadas por Claes Oldenburg y su mujer Coosje van Bruggen- quien falleció el pasado diez de enero- en las últimas tres décadas e instaladas en parques y lugares públicos.

Desde la muerte de sus colegas Andy Warhol y Roy Lichtenstein, Oldenburg es considerado uno de los últimos grandes representantes del pop art.

De haber hecho realidad todas las ideas de Oldenburg, Seattle sería hoy la sede de una catedral en forma de grifo. Y sobre el Central Park de Nueva York planearía un oso de peluche gigante.

Las monumentales esculturas de la pareja de artistas revolucionaron el mundo del arte con gesto lúdico. En Colonia, Alemania, un cucurucho de helado reposa como caído del cielo sobre un tejado en el centro. En San Francisco, "la ciudad del amor", según el lema, Oldenburg y van Bruggen -holandesa de nacimiento- hundieron una flecha gigante del amor en el suelo.

Para Chicago, la pareja diseñó un bate de béisbol del tamaño de un edificio. Para Filadelfia, una pinza de ropa. En Venecia hay una cola de león gigante. En el recinto de la Universidad de Las Vegas, colocaron una linterna sobredimensional. En el Parc de la Villette, en París, una bicicleta enorme, que está enterrada casi por la mitad en el suelo.

Nacido en Estocolmo el 28 de enero de 1929, Oldenburg llegó de niño a Chicago con su padre, que era diplomático. Estudió en la Universidad de Yale y el Instituto de Arte de Chicago, antes de trasladarse al barrio neoyorquino de Lower East Side.

Allí surgió en 1961 su primer proyecto de gran escala, "Store", una caricatura de la rabia consumista con tartas gigantes de papel maché pintado, tapas de Pepsi y camisas de hombre. Con un lápiz labial de siete metros de alto sobre una cadena de oruga, Oldenburg protestó contra la Guerra de Vietnam.

En los años 70, conoció a Coosje van Bruggen en un proyecto en Otterlo, Holanda. Tras su boda en 1977 crearon juntos un lápiz gigante desgarrado para la Universidad de El Salvador, símbolo de la supervivencia del espíritu a pesar de la brutal represión política.

Para el estado de Florida, sacudido hace años por problemas raciales, la pareja inventó una fuente rota de cinco metros de altura con pedazos de frutas y cáscaras.

"Su capacidad mágica de transformar los elementos de la vida coditiana cambia de una vez y para siempre nuestra confortable visión del mundo", resumió el director de la National Gallery de Washington, Earl Poweel, en relación a una exposición de las esculturas, collages y dibujos más importantes de Oldenburg.

Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo