Salseros lloran a otra de sus estrellas históricas: murió Joe Cuba

Considerado por muchos como el "padre del boogaloo latino", el músico falleció en Nueva York el pasado domingo luego de ser desconectado de las máquinas que lo mantenían con vida.

17 de Febrero de 2009 | 11:56 | El Mercurio Online / agencias

Chaquetas verdes: Joe Cuba y los percusionistas de su histórico sexteto. El músico falleció a los 77 años

Archivo

NUEVA YORK.- El reconocido salsero de origen portorriqueño murió el pasado domingo a la edad de 77 años, en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York, producto de complicaciones relacionadas a una bacteria que se le había alojado en el cuerpo.

Su muerte se produjo 24 horas después que los médicos desconectaran las máquinas que lo mantenían con vida luego que la mayoría de sus órganos vitales fallaran.

Gilberto Calderón, sabiamente bautizado como Joe Cuba por un promotor musical, supo crearse su espacio en la historia de la música bailable hispana neoyorquina con una fórmula innovadora y sencilla basada en un sexteto rítmico: un cantante acompañado solamente por una sección de percusiones coloreada por el sonido del vibráfono.

Super boogaloo en El Barrio

No fue el creador de ese tipo de grupo, ni su exclusivo proponente, pero eses sonido siempre se le asociará ya que el sexteto de Joe Cuba fue su suprema expresión.

Aunque figura en el medio ambiente musical desde comienzos de los 1950, su verdadera ascensión a la cuesta de la fama llegó en los 1960 cuando el contexto musical neoyorquino se encontraba en un período de transición. Las orquestas gigantes del mambo cedieron su preeminencia a varias expresiones musicales entre las cuales su sexteto sobresalió durante el período del boogaloo.

Sin embargo, aún antes de los tiempos de explosión de este ritmo, la carrera de Joe Cuba como director de banda, compositor y conguero, dio señales claras de lo que serían características destacadas de la forma de hacer música llamada salsa.

Oye cómo va: el rumbero tremendo


Víctor M. Mandujano, El Mercurio Online
 
Pocos cantantes en la historia de la música popular afroamericana han sido capaces de cantar con el mismo sabor y calidad, boleros, mambos y otros ritmos heredados del continente negro en Latinoamérica como el guaguancó. Uno de ellos es José "Cheo" Feliciano, nacido el 3 de julio de 1935 en Ponce, Puerto Rico. Es el hombre que puso la voz en el sexteto de Joe Cuba.

Este moreno iguala las históricas trayectorias de Beny Moré (Cuba), Tito Rodríguez (Puerto Rico) y Óscar D'León (Venezuela). José Luis Feliciano Vega (que es su nombre verdadero), se trasladó con su familia a Nueva York recién cumplidos los 17 años. Allí consiguió un cupo como accesorista en la orquesta del gran Tito Rodríguez, que actuaba en el Palladium Room. Sería su maestro coterráneo quien le consiguió en los '60 una posibilidad en el sexteto de Joe Cuba, que requería un cantante.

Con este conjunto grabó unos 17 discos, con temas que ya son históricos, como "El ratón", "Cita a las seis", "Oriente", Ya no tengo amigo" y "Aprieta" (Oye cómo va), que le entregó Tito Puente, y "Salsa y bembé", por mencionar algunos. En 1962 hizo esporádicas presentaciones con La Perfecta, de Eddie Palmieri (en el disco Champagne) y más tarde encabezó el elenco de cantantes estrellas del sello Fania, con quienes pegó "Anacaona" y nuevamente "El ratón", ahora con la intervención de Santana.

Su adicción a la heroína lo mantuvo alejado de los escenarios por unos años, hasta que un grupo de amigos produjo con él esa joya discográfica llamada simplemente Cheo, con lo que comenzó su período de rehabilitación. Con su bella voz de barítono se presentó en Chile junto al maestro Tito Puente, cuando éste lanzó en el Estadio Nacional su centésimo disco. "Cheo" es uno de los cantantes ineludibles al hablar de la historia de la salsa y, tal vez, su único pecado es tener la voz y el registro muy parecido al que tuvo su coterráneo, Tito Rodríguez.
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores