Música inolvidable: Europa celebra los 80 años de Jacques Brel

El cancionista belga que triunfó en Francia falleció a los 49 años en 1978 víctima de un cáncer a la laringe.

08 de Abril de 2009 | 08:36 | DPA

En su mejor época Jacques Brel se abrió paso entre los cancionistas franceses y dejó su marca hasta que falleció prematuramente en 1978.

El Mercurio

BRUSELAS.- Su voz melancólica y llena de fuerza y los textos líricos de sus chansons hicieron inolvidable a Jacques Brel. "Amsterdam", la canción sobre los marineros en el puerto con sus borracheras, sus mujeres y sus acordeones sigue poniendo hoy la piel de gallina. Hoy, 8 de abril, el músico habría cumplido 80 años.

El artista belga Arno calificó a su compatriota como "el mayor cantautor de todos los tiempos". Brel murió hace más de 30 años de cáncer de laringe.

Nació en 1929 en el seno de una familia acomodada del barrio de Schaerbeek en Bruselas. Sus padres eran dueños de una fábrica de cajas y todo indicaba que también él -casado joven y padre- formaría parte de la burguesía local. Pero el cartón de la empresa familiar le importaba mucho menos que el papel en el que escribió sus primeros versos.

Otra "All you need is love"

En 1953 Brel cobró valor y grabó su primer single con dos canciones. No tuvo éxito, pero el productor musical Jacques Canetti -hermano del Nobel Elias Canetti- descubrió el disco en París, y por eso tras algunas grabaciones en la radio belga Brel dio el salto a la ciudad del Sena.

Se presentó en cabarets y teatros de variedades, hasta que en 1957, con la canción "Quand on n’a que l’amour", consiguió dar el gran paso a la fama. Los amoríos parisienses le hicieron dejar atrás la vida familiar en Bruselas, y Brel habló del amor y la amistad en sus letras. Sus textos abordan la fe y su radical rechazo de la iglesia, la dulzura de la vida tanto como el rechazo del bienestar burgués.

Más importante que las notas eran en el caso de Brel las palabras, pero su éxito se debe a su increíble presencia como cantante. Muchos espectadores se emocionaban cuando Brel subía al escenario. Incluso sus discos permiten que los no familiarizados con su música entiendan décadas después de su muerte en 1978 por qué fue tan famoso en el mundo francófono.

El artista nunca olvidó además a su patria e hizo propuestas para solucionar la disputa entre las dos partes del país. "Si fuese rey enviaría a todos los flamencos seis meses a Valonia y a los valones a Flandes", afirmó cierta vez. "Eso solucionaría todos los problemas étnicos y de lenguaje. Porque los dos sienten igual el dolor de muelas, todos aman a sus madres, a todos les gusta u odian las espinacas".

Los franceses analizan intelectualmente a Brel. "Pero los belgas lo sienten. Brel es alguien que comía 'moules' (choritos al vapor) con papas fritas y bebía cerveza. Es uno de ellos", dijo su hija France. Bruselas le puso su nombre a una estación de metro, un honor que sólo comparte con otros dos belgas: el ex rey Balduino y la leyenda del ciclismo Eddy Merckx.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores