Robert Duvall: "En mi funeral que digan lo que quieran"

El veterano actor se encuentra presentando en San Sebastián la película "Get Low", donde interpreta a un hombre ermitaño que quiere celebrar su funeral en vida.

22 de Septiembre de 2009 | 10:22 | DPA

Robert Duvall en San Sebastián, presentando su más reciente trabajo: ''Get Low''.

AFP
SAN SEBASTIÁN.- El actor Robert Duvall trajo a San Sebastián un rudo ermitaño que quiere celebrar su funeral en vida y saldar las cuentas con el pasado en "Get Low", la película que hoy se presentó a concurso en el certamen vasco.

"En mi funeral que digan lo que quieran. Además, siempre dicen cosas buenas y los enemigos se convierten en amigos. Nunca he hecho demasiado daño a mucha gente, así que espero que digan cosas buenas", dijo el actor al ser preguntado sobre su propio entierro.

A sus casi 80 años el actor no rehúye estas reflexiones y asegura que cree en la cremación y en que debe haber algo después de la muerte. Sus cenizas sin embargo le gustaría que las esparcieran en Estados Unidos y "tal vez en Buenos Aires (Argentina)", una ciudad que ya considera su segundo hogar.

"Get Low", del realizador debutante Aaron Schneider, está basada en un cuento popular norteamericano sobre un viejo uraño del que todo el mundo inventa historias abominables, pero que tan sólo decidió recluirse por culpa de un amor prohibido que acabó en tragedia.

El protagonista de esta película, en la que también participan Bill Murray y Sissy Spacek, poco tiene que ver con el actor californiano que recuerda por igual las rabietas de Francis Ford Coppola en "Apocalypse Now" que las exigencias desorbitadas de Marlon Brando o sus tiempos de estudiante con Dustin Hoffman y Gene Hackman.

Curioso por conocer todo lo que le rodea, el actor comentó que estaba ansioso por degustar los "pintxos", esa suerte de tapas que constituye toda una tradición culinaria en el País Vasco. Y es que la gastronomía es una de las debilidades del actor, según apuntó el director de la cinta.

Duvall, que optó al Oscar en seis ocasiones pero tan sólo en una lo recogió, cuenta en su vitrina con -entre otros- el premio Donostia que le concedió el certamen vasco por su trayectoria. Asegura que no tiene tantas excentricidades como su personaje, aunque sí guarda algún secretillo como todo el mundo.

Su esposa desde hace más de cinco años, la argentina Lucía Pedraza, dijo a dpa que a día de hoy todavía se pregunta de dónde saca la energía, aunque apunta que tal vez se deba a la "mucha siesta", una práctica que procura no descuidar.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores