El sueño de la canción propia

Lo reconocerán por éxitos como "Ahora", "Si pudiera", "Volar" o el verso "Quién te mostró el pajarito", claro que cantados por Alberto Plaza, Luis Jara, Daniela Castillo o Adrián y los Dados Negros respectivamente. Una situación que este compositor chileno radicado en EE.UU. viene a resolver en la semana, cuando presente su primer disco y sus canciones en la voz del propio autor.

19 de Octubre de 2009 | 19:20 |

Palabras como journey, exciting o addicted van y vienen en el vocabulario de Jaime Ciero. Es efecto de los cinco años que lleva instalado en EE.UU. este compositor y bajista chileno, alguna vez solista y ganador de un segundo lugar en el Festival de Viña de 1996, pero sobre todo autor de canciones para chilenos y extranjeros como Alberto Plaza, Luis Jara, Luis Fonsi o Alejandra Guzmán. Sólo a comienzos del año pasado lanzó un primer disco como solista, y es lo que viene a mostrar este miércoles 21 de octubre (ver recuadro) con un concierto en Santiago. Y con una salvedad.


-No lo siento como un concierto -dice Jaime Ciero.


-¿Como qué lo sientes?
-Más como un desahogo -define, por teléfono desde EE.UU. días antes de llegar a Chile-. Después de mucho tiempo de escribir para otras personas es como si tuviera un montón de poemas que por primera vez pudiera leer. Generalmente en los shows los artistas tienen un exciting fuerte, les sube la adrenalina, a Fonsi, a todos. En mi caso no es tanto eso.


-¿Cuál es la diferencia?
-Ansias de fama no tengo la verdad. Sí me gustaría poder decir yo mismo las canciones que he escrito. Buenas o malas son mis canciones. Yo empecé tocando rock y cantando, y por esas cosas de la vida después de que competí en Viña (con la canción "Siempre te recordaré") tuve una serie de problemas y hasta crisis de pánico.


-¿Quién ganó ese año?
-Ganó (el cantante italiano Paolo) Meneguzzi. Fue el minuto en que me dio la crisis existencial. Porque yo amaba la música y pensaba que el que cantaba más afinado era el mejor, como cabro chico que estudiaba bajo y creía en los violines. Y te das cuenta de que lo que importa es el marketing.


-¿Por eso no seguiste cantando?
-Exacto. Y tuve la suerte entre comillas de que de repente me grabó uno en Argentina, y después otro en Venezuela, en México.


-¿Ahora ya está superado el problema?
-Es que, mira, ya no hay nada que el whisky no cure. Y no es broma. Antes me preocupaban otras cosas, tenía una vida súper loca. Tenía miedo a volar. Hubo un tiempo en que estudié, tuve una especie de journey espiritual, me fui en la volá y pasé desde Buda a la historia de la Iglesia Católica, el tarot, el judaísmo, los musulmanes, cualquier cosa. Exactamente como las personas estudian música, pero me pregunté sobre la vida. Leí libros ateos, puntos de vista científicos, Freud, cientología…


-Harto trabajo.
-Sí, entretenido, porque todo ese journey me ayudó a quitar esos miedos que tenía. Un montón de cosas shocking, como se dice. Cosas fuertes.


Lo grande que tiene Texas


El currículo en detalle de Ciero incluye la autoría de las canciones "Ahora", para Alberto Plaza (en el disco Febrero 14, 2003); "Volar", para Daniela Castillo (en Obsesión, 2006); "Empezar de vuelta", para Cecilia Echenique (en Pequeñas historias, 2006, donde la grabó como "Empezar de nuevo") y "Si pudiera", para Luis Jara (en 20 años / El concierto, 2007). También son suyas "Ya no sé querer", del debut el puertorriqueño Luis Fonsi (Comenzaré, 1998), y "Mírame", de la mexicana Alejandra Guzmán (Fuerza, 2007).


De igual modo hizo coros para la española Marta Sánchez en el disco Soy yo (2002) y grabó en el disco Fiesta del Chichicuilote (2002), del propio Chichicuilote, dibujo animado muy reconocido en México. Es la voz de Ciero la que se oye en la canción "Spanish backlot" junto al autor canadiense Christophe Beck en la comedia Big fat liar ("Un gran mentiroso", 2002). Acaba de grabar para la banda sonora de la película Behind enemy lines: Colombia (2009), y ha actuado en vivo en Puerto Rico y en Texas, EE.UU.


-Estoy construyendo mi carrera acá. Saqué mi disco y lo promocioné ahí primero: Texas es un súper primer mercado para mí. Este tema que me canta Plaza, "Ahora", fue el tema más pedido en Texas. Incluso tocamos ahí (en Dallas y Houston) con Beto Cuevas.


-Sí, esos conciertos todavía están anunciados en tu sitio web, 30 y 31 de mayo. Pero no dice de qué año.
-Fue el año pasado. Es que ahora estoy medio addicted… ¿cómo se dice?


-¿Adicto?
-Adicto a Facebook. El sitio lo dejé un poco botado. En Facebook puedes agregar a Pamela Anderson, hasta a Jim Morrison y llegar a miles de amigos. Yo sólo tengo como mil, pero esa luca son mis fanáticos. Es algo serio. Para mí tocar es súper importante. Cuando uno era chico y era virgen de besar, ese beso era súper exciting. Es lo mismo: no he tocado tanto como todo el mundo, soy un gallo que ha pasado la vida entera en un estudio (de grabación).


Sólo faltaba su propio disco. Ése es Volar (2008), editado en enero del año pasado, con las canciones ya mencionadas y otras como "Me faltas tú" y "Esa vez", que fue agregada más tarde. Ciero tiene una idea flexible de cómo funciona un disco.


-Es un disco para refill -explica, o sea para ir rellenando canciones nuevas-. Sigue siendo el mismo disco, pero le vas agregando. A mí nunca me han gustado mis canciones, pero de un tiempo a esta parte estoy más conforme. No soy de esos compositores que tienen trescientas canciones, pero todas las que tengo son más o menos conocidas.


-"Ahora" tiene un video de Joey Travolta. ¿Qué es él de John Travolta?
-Hermano. Lo que pasa es que tiene un hijo autista, y uno de los managers míos también, los dos (hijos) están en un colegio en Beverly Hills, no sé dónde, y al final coincidimos en una fiesta, (Travolta) me escuchó cantar y me dijo "Te voy a hacer un video". Me pasó lo mismo con Chris Beck (el compositor de la música de Big fat liar). Es un gallo famoso canadiense, terminé componiendo con él, cantando una canción y ahora el tema lo pasan en una película de (los estudios) Universal. Son cosas que me pasan así. El tema que me grabó Fonsi también. Cuando la grabó nadie sabía quién era el autor.


-¿Y con Alejandra Guzmán fue así?
-Es diferente, me llamaron para pedirme un tema. Mira la cuestión: mi sueño siempre fue hacer un tema a (la cantante puertorriqueña) Ednita Nazario. En Puerto Rico existe el Papa y después viene Ednita Nazario. Y después viene el Presidente. La aman, le besan los pies. La diva, le llaman. Y me pidieron un tema para ella, y por supuesto no le gustó. Entonces por ahí llegó un productor y se la pasó a Alejandra Guzmán.


-¿Y Alejandra Guzmán sabe que es una canción descartada por Ednita Nazario?
-No, no sabe.


Lo rico de Puerto Rico


Nacido en 1971, Jaime Ciero se inició a fines de los años '80 muy lejos de Hollywood, Texas e incluso Puerto Rico, con un grupo de covers en la mítica boite La Jaula del capitalino Parque O'Higgins. Por intermedio de productores musicales como Tito Francia, Tito Astete y Carlos González, creador de Los Hijos de Putre entre otras credenciales, el músico emprendió su carrera como bajista, compositor y cantante de los grupos Se Busca y El Clan en los años '90, junto al hoy metalero guitarrista Gerhard Wolleter y al baterista Carlos Figueroa.


Desde comienzos de la misma década Ciero escribió canciones para Ariztía, Adrián y los Dados Negros ("El fotógrafo", inmortalizada por el coro "Quién te mostró el pajarito / Este pechito, este pechito"), La Sonora de Tommy Rey, María José Quintanilla, Álvaro Véliz y otros cantantes, y dio un paso más al hacerse cargo de los arreglos y la dirección de la orquesta del álbum 15 años, de Alberto Plaza, grabado en el Teatro Municipal de Santiago. Desde 2001 hizo visitas esporádicas a EE.UU., donde se estableció en 2005.


-¿Es muy competitivo el trabajo allá?
-El 95 por ciento del trabajo que hay aquí es para músicos con bigotes como Los Tigres del Norte. Es un género bueno si te gusta tomar cerveza y tequilas y andar con botas y un caballo. Pero los chilenos no somos así, nos gusta más el rock, Charly (García)… Entonces me busqué camino. Lo mismo que hice en Chile lo hice acá.

-¿Cómo fueron esas fechas con Beto Cuevas en Dallas y Houston, por ejemplo?
-Ver a Beto inspira, porque nosotros no lo apreciamos mucho, pero tiene una puesta en escena digna de anotarla y aprenderla.


-¿Hay una presencia importante de los cantantes chilenos a escala continental, cómo adviertes eso desde allá?
-Yo creo que estamos al mismo nivel, e incluso mejor. Lo que pasa es que Puerto Rico es un caso muy especial, porque siendo un país muy chico puede faltar la comida y todo, pero la música no puede faltar. Hay una encuesta de la gente más feliz del mundo, y creo que está Brasil y Puerto Rico. Adoran lo que tú hagas. Si eres bueno te aman para la vida entera. En Chile es muy difícil tener un entorno así, donde la gente está comiendo papas fritas mientras tú estás cantando. A pesar de que hay gallos espectaculares en Chile, hay personas extraordinarias, pero no valoramos lo nuestro. En Puerto Rico hay una sobrevaloración de lo que tienen. En México es igual, la diferencia es que no son tal alegres, pero el hecho de que un gallo salga a cantar ya es especial. En Chile a Beto Cuevas lo encuentran posero. Si viene a Puerto Rico mata.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores