Up

02 de Noviembre de 2009 | 09:20 |

El tween pop es un gran ejercicio para los compositores. Históricamente, desde Buddy Holly hasta Jonas Brothers, el desafío de crear y estructurar piezas que lleguen al número uno del ranking adolescente es una prueba de fuego en todas las épocas para la creatividad pop. Pero al mismo tiempo el carisma y la capacidad escénica de los que cantan es fundamental. El problema entonces es qué hay que evaluar: ¿a los compositores? ¿a la producción? ¿a los chicos que cantan?

Up no escapa a estas dudas e interrogantes. Primero, hay una producción atenta a recoger las tendencias del pop juvenil, especialmente de la factoría Disney. Segundo, tiene canciones que giran en torno a una base power pop (o “happy punk”, como dicen otros) a lo Jonas Brothers y Hannah Montana. Tercero, están los muchachos de Six Pack que se esfuerzan por hacer suyas estas canciones. El problema es que a veces se nota mucho.

Si nos limitamos a evaluar Up como un trabajo de “autor”, podemos decir que el team compositivo Monk & Trot logró terminar un buen trabajo. Se entiende que les paguen por hacer pop-rock luminoso y con letras “juveniles” como “Huracanes” o “Caminé tantos años” o temas lentos como “Sin llaves de ningún lugar”. Pero nadie los obliga a aventurarse a esquivar los estribillos sobre tres acordes como pasa en “Quédate, no te vayas”. O que en lugar de reggaetón haya dance noventero en la canción “Up”. Precisamente en ésta se explicita una de las fórmulas usadas por Koko Stambuck para componer los recordados hits de Supernova y Stereo 3. Era agarrar algún one hit wonder en inglés y “rehacerlo”, usando los mismos acordes e incluso los arreglos. Así “Up” es prácticamente una versión de “Your Woman” de White Town. Hacer eso y que quede bien, es puro talento.

Ahora si debemos valorar a los muchachos, podemos decir que cumplen su misión de “encarnar” estas composiciones. Lamentablemente aún es difícil distinguir un cantante de otro. Tampoco la mezcla ayuda mucho, porque las voces están muy abajo y en un producto así, eso es grave. Pero considerando la cantidad de fans cautivos que tienen y que siguen sus aventuras televisivas, Up cumple la tarea como un disco diseñado para ellos y para sus amigos. Al menos hasta que no caigan seducidos por el reggaetón o el indie de MySpace. Un hecho del que se hace cargo una película Disney algo más avanzada: "Bandslam". Pero ésa ya es otra historia.

—JC Ramírez Figueroa

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas