Chilenitas

Tras inspirarse en la cantora tradicional, en su segundo disco este grupo de jóvenes cultoras urbanas ya viene a proponer páginas nuevas al repertorio de raíz folclórica.

13 de Agosto de 2013 | 12:41 |

Hay un paso siguiente a la revaloración de la cueca que protagonizó desde fines de los años '90 una generación de jóvenes grupos chilenos, y es el paso que están dando agrupaciones como Las Primas. Surgido en 2010 con integrantes provenientes de grupos previos como Las Peñascazo y Las Niñas, estas mujeres extendieron con naturalidad la mirada desde la cueca a otras expresiones del folclor. Es la figura amplia de la cantora tradicional la que determina su primer disco, Cantora (2012), y si su segundo trabajo, Chilenitas (2013), es un disco de cuecas, tiene la marca universal de esa cantora chilena como referente.

Un primer efecto de ese enfoque más amplio es que el repertorio de este disco no se limita a los barrios de Santiago y Valparaíso, como suele ocurrir con los nuevos cultores de la cueca tradicional. "Y nos fuimos pa'l norte", dicen Las Primas, y cantan una cueca a los valles de Coquimbo, donde refieren que los de Salamanca son los más enamorados, y así también hay cuecas dedicadas al puerto de Coronel y a las caletas de Chile, y se escucha un charango en la primera del disco, "Qué importa que la Calandria". Y también son variados los arreglos de estas cuecas, que van desde los sones de piano y el acordeón hasta el cajón peruano y las voces a capela entrelazadas en "Todas las mañanas voy".

Las fuentes del disco son mixtas entre la recopilación y la creación propia. De la tradición proviene una de las melodías —la reconocible entonación de "La rosa con el clavel"— y siete de las quince letras del disco, entre ellas una perteneciente a Juan Bautista Peralta y recopilada de la Lira Popular. Y Las Primas firman la mayoría de las letras y músicas, con autoría indistinta de tres de sus integrantes, Leslie Becerra, Tania Gómez y Cecilia Canto, quien en particular dialoga con la raíz como compositora de la música para tres letras de la tradición. Junto al aporte de los compositores Felipe Páez y Rodrigo Miranda, Chilenitas contribuye así con cuecas por completo originales, como "La enredadera" (Páez), "Yo quiero un joven que tenga" (Becerra y Miranda), "De las caletas de Chile" (Canto), y "Que encendieras tú mis ojos" y "El desierto florido" (Gómez). Después de inspirarse en la cantora tradicional, en su segundo disco Las Primas ya se muestran preparadas para proponer páginas nuevas a la tradición.

—David Ponce

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Solitario

Prueba el nuevo solitario y comparte tus resultados

Sudoku

Prueba el nuevo Sudoku y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores