Arturo Ruiz-Tagle dio vuelta al "Monstruo" y se llevó dos Gaviotas en su regreso al Festival

Tras dos minutos de pifias, el humorista logró salvar la situación con una rutina de stand up comedy graciosa, a ratos ácida, que aludió a lo cotidiano y que incluyó una cuota de crítica social que fue agradecida por el público.

28 de Febrero de 2015 | 08:53 | Por Karen Cordovez, enviada especial a Viña del Mar

Cat Steven y Nano Stern los protagonistas de la última noche

VIÑA DEL MAR.- Cuando Arturo Ruiz-Tagle condicionó su regreso al Festival de Viña del Mar -después de 13 años- al hecho de actuar sólo tras Vicentico o Cat Stevens, seguramente nunca imaginó que los seguidores del astro británico podrían en vilo su participación en el certamen.

Ocurre que el comediante subió a escena a las 00:09 horas, justo en momentos que el "Monstruo" solicitaba con fuertes pifias el regreso de Stevens. Y si ya esa situación le jugaba en contra, el iniciar su rutina recordando a su personaje Arturito fue un error que le pudo costar caro.

Tras cerca de dos minutos sintiendo el rechazo del público, Ruiz-Tagle mandó al supuesto niño a dormir y se paró en la Quinta Vergara como el adulto que es y fue entonces que se escucharon los primeros aplausos.

"Buenas noches… parece que son más los aplausos que las pifias", dijo en un intento de dar vuelta lo que parecía adverso, y el público decidió entonces darle una segunda oportunidad.

"Vamos a hablar de sexo, crisis, política y rock and roll", señaló adelantando la rutina de stand up comedy que se extendió por cerca de una hora y fue de menos a más, gracias a historias que apelaban a lo cotidiano y en las que, a ratos, aprovechó de hacer alusión a temas de la contingencia como el caso Caval, logrando así carcajadas y aplausos espontáneos que le permitieron plantarse de mejor manera cuando ya completaba los diez minutos de show.

A lo largo de su presentación se río de sí mismo, de nuestra sociedad, de la televisión chilena y de la clase política con un cuento sobre unas supuestas vacaciones en Caburga junto a "una familia de esfuerzo… los Piñera, que tienen lo que tienen gracias al esfuerzo de todos nosotros" y con "Dávalos -en alusión al hijo de Michelle Bachelet-, a quien le decíamos el Sinbad, el Sinbadguenza". Ahí explotaron las carcajadas y confirmó que había domado al "Monstruo".

Después de 50 minutos de risas y aplausos, hizo la primera pausa en su rutina. "Esta noche ha sido maravillosa para mí", declaró mientras el público comenzaba a pedir a gritos la Gaviota de Plata que recibió emocionado, al igual que la de Oro que vino diez minutos más tarde.

Al cierre, y luego que Carolina de Moras le pidiera "algo más", Ruiz-Tagle trajo de regreso el personaje infantil que casi le cuesta la noche. "Voy a hacer el último chiste de Arturito y nunca más voy a hacer a ese personaje", declaró asumiendo lo vivido al inicio del show. Sin embargo, y pese a que mostró algo que ya había incluido en rutinas pasadas, esta vez sí logró generar risas y se despidió de la Quinta Vergara como un triunfador.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores