EMOLTV

8 mil personas reunió marcha por los DD.HH.

Los hechos de mayor violencia ocurrieron en las cercanías del campo santo, donde un grupo de aproximadamente 50 encapuchados instalaron barricadas y lanzaron bombas incendiarias contra los efectivos de fuerzas especiales de Carabineros.

09 de Septiembre de 2001 | 15:05 | Agencias
Ocho mil personas asistieron a la marcha, según carabinerosSANTIAGO.- Unas 15.000 personas según los organizadores, 8 mil según carabineros, logró congregar hoy la marcha convocada por la Asamblea por los Derechos Humanos hacia el Cementerio General, en homenaje a las víctimas del 11 de septiembre de 1973 y a los caídos durante el régimen militar.

Los hechos de mayor violencia ocurrieron en las cercanías del campo santo, donde un grupo de aproximadamente 50 encapuchados instalaron barricadas y lanzaron bombas incendiarias contra los efectivos de fuerzas especiales de Carabineros.

En el lugar, los manifestantes -jóvenes en su mayoría- y que cubrían sus rostros con gorros pasamontañas y pañoletas, destruyeron un semáforo, dos telefónos públicos, luminarias y mantuvieron cortado el tránsito por avenida Recoleta por más de una hora y media.

Sin embargo, tras finalizar el acto desarrollado en el Memorial al Detenido Desaparecido del Cementerio General, que estuvo siempre vigilado desde el aire por helicópteros de la Prefectura Aeropolicial, personal de Carabineros actuó y en menos de cinco minutos disperso a los exaltados y normalizo el flujo vehicular.

Para ello utilizaron carros lanzaaguas y gases lacrimógenos.

La cincuentena de jóvenes que dijeron estar adscritos al denominado Grupo de Acción Popular (GAP), reivindicaron e hicieron apología a la lucha armada y anunciaron que su actuar se tornaría mas violento este martes, cuando se rememore un nuevo aniversario del asalto militar al palacio de La Moneda.

En esta ocasión los jóvenes lanzaron piedras contra locales comerciales, rayaron paredes de locales de comida y otros, y además provocaron destrozos en una sede del diputado Cristian Leay (UDI).

El llamado GAP, según fuentes policiales, esta integrado por adolescentes, mujeres y estudiantes de poblaciones marginales de la ciudad.

Numerosos inmuebles rayados dejó la marcha de hoyCarabineros, que pese a mantenerse a varios metros de distancia para evitar las provocaciones de los activistas -previo acuerdo con los grupos que organizaron la actividad-, debió actuar ante el violento panorama que se estaba registrando en las afueras del campo santo.

Antes de que fueran dispersados los manifestantes la secretaria general del PC, Gladys Marín, se retiro del lugar -pifiada e insultada por los encapuchados- fuertemente custodiada por un grupo de seguridad compuesto por unas ocho personas, quienes cumplían labores de seguridad idénticas a las que se desarrollan con otras personalidades políticas.

La Marín coincidió con la policía en el numero de participantes en la marcha. Sobre los desordenes aseguro que ''hay que buscar mecanismos para incorporar a los jóvenes a la vida política y que supere lo que ellos creen. Debe haber una lucha y rebeldía organizada''.

De acuerdo a los informes emanados desde la policía no se registraron personas detenidas, ya que tras ser revisadas las personas eran enviadas a sus domicilios.

La marcha en si convoco a un gran numero de organizaciones por los derechos humanos y entidades juveniles. Fue así que en la columna que se desplazo desde la plaza Los Héroes hasta el Cementerio General se pudo apreciar pancartas de los partidos Socialista y Comunista, de las agrupaciones de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos, del MIR y del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

También pudo verse un abanico de grupos como los exonerados políticos, representaciones mapuches, el Fapi (Frente de Profesionales de Izquierda), familiares, amigos y compañeros de los miristas caídos, facciones politicas comunales, colectivos de trabajadores, red de acción contra la central Ralco, antinazis, anarquistas y punkies.

Paradojalmente, y en forma reservada, a la hora de los incidentes, representantes del Movimiento nazi Patria Nueva Sociedad, que encabeza el publicista Alexis López, efectuaban en el Cementerio General un acto en memoria de los jóvenes abatidos en la llamada matanza del Seguro Obrero.

Varias banderas de EE.UU. resultaron quemadas y destruidas en la manifestaciónAl acto acudió un centenar de seguidores del nacionalsocialismo, quienes luciendo en sus brazos la runa de la esvástica y elementos distintivos del régimen hitleriano, abandonaron el recinto por una puerta lateral. Otro hecho preocupante se registro en el frontis del ministerio de Justicia donde estallo un artefacto explosivo el cual no causo danos.

Así lo informo el intendente metropolitano Sergio Galilea al hacer una evaluación previa de la manifestación que llego hasta el Cementerio General.

El representante del gobierno regional definió esta romería de ''normal'', salvo los rayados con pintura a edificios públicos y el estallido de una bomba de ruido en el frontis del Minju.

Según Galilea, los manifestantes contaban con un sistema de control interno que, a su juicio, no opero, ''ya que no los organizadores de la columna que continuo avanzando hasta el Cementerio General, no pudieron evitar que algunos de ellos rayaran las paredes del ministerio de Justicia, pisotearan algunas rejas de contención y colocaran una bomba de ruido que detono poco despues de su paso''.

"Los organizadores se habían comprometido en toda esta zona una vigilancia que ellos mismos tenían frente a La Moneda, y el hecho que no hubiese ese control interno que ellos habían comprometido es lo que ha facilitado esta cantidad de rayados que es sumamente lamentable'', expreso Galilea.