En 90% aumentan casos de quemaduras por fuegos artificiales

19 menores fueron afectados por quemaduras intermedias y graves durante las fiestas de fin de año y que en algunos casos implicó la amputación del dedo anular, hasta riesgo de ceguera.

09 de Enero de 2004 | 17:28 | ORBE
SANTIAGO.- En un 90% respecto al mismo periodo del año pasado aumentó la cantidad de los niños quemados por fuegos artificiales, según el balance final de la Campaña Alto al Fuego 2003-2004, que registró un total de 19 menores afectados.

Esta situación fue prevista por Coaniquem antes del Año Nuevo, cuando la entidad informó del sorpresivo aumento de niños quemados por esta causa antes de la noche de más alto riesgo.

La gravedad de las lesiones abarca desde quemaduras intermedias y amputación del dedo anular, hasta riesgo de ceguera, por lo que cuatro casos debieron hospitalizarse.

Sin embargo, el presidente de esta corporación, doctor Jorge Rojas Zegers, informó que si no se hubiera promulgado la Ley 19.680 en mayo de 2000, esta estadística de quemaduras por fuegos artificiales de uso doméstico se hubiera mantenido, es decir, a la fecha más de 300 niños presentarían lesiones de diversa consideración y habría más de alguno fallecido.

"Lo que ocurrió en esta temporada es un llamado de atención, tanto para nosotros como Coaniquem para seguir alertando sobre estas situaciones, como para las autoridades en orden a que tomen las medidas necesarias para que se cumpla la normativa vigente. Esta ha demostrado ser efectiva, siempre y cuando se cumpla", comentó el facultativo.

De las 19 notificaciones, 16 corresponden a varones entre 4 y 14 años y 3 niñas entre 6 y 12; del total de casos 11 eran manipuladores y 8 observadores entre los que se cuentan las niñas.

Las lesiones (una fractura expuesta, quemaduras de tipo intermedia y profunda, y amputación de dedo anular) se ubican en las manos, cabeza y cuello, ojos y uno en el pie.

Estas fueron provocadas por chispitas (3 casos), estrellitas (2), petardos (6), volador (5), vengala (1) y fulminante (1) y no especificados.

Las lesiones más graves las produjo una bengala, que obligó a amputar el dedo anular de un menor de 11 años.

Las chispitas, estrellitas y petardos ocasionaron quemaduras intermedias y profundas, quemaduras de ojos con riesgo de ceguera.

De acuerdo a la procedencia, las notificaciones corresponden a 5 en la Región Metropolitana; 5 en la I región; 2 en la II; 6 en la V y 1 en la XII.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores