¿Y qué fue del Teniente Bello?

Hace 90 años el teniente Alejandro Bello Silva despegó desde el aeródromo de Lo Espejo en una prueba para conseguir su título de piloto. Pero no regresó más y hasta hoy, su destino es un misterio.

09 de Marzo de 2004 | 14:06 | Felipe Gálvez T, El Mercurio en Internet

El aire enfría la nariz de Alejandro Bello, quien desesperadamente trata de mantener en el aire su avión, que luego de unas tres horas de vuelo ya casi se ha quedado sin combustible. Pero es arriesgado descender en cualquier parte, piensa Bello, en especial por la espesa neblina que ya cubre casi todo el cielo.

El teniente mira a su izquierda y luego a su derecha, pero no es mucho lo que ve. Las mismas alas del Sánchez Besa, de 80 caballos de fuerza, aparentan desaparecer entre tanta nubosidad. El nerviosismo se apodera del hábil y valiente piloto que se atrevió a emprender el vuelo con destino a Cartagena para conseguir su diploma de aviador militar.

¿Sabría, Bello, que esa entereza no le serviría para lograr su objetivo? ¿O que las fuerzas de la naturaleza, sumadas a las características del endeble aparato, le impedirían demostrar su calidad a bordo? ¿Estaría enterado, acaso, que su intento por encontrar un lugar para aterrizar sería inútil y que al descender no hallaría más que el extenso mar, lejos de la costa?

Nadie puede asegurar nada de la historia del aviador chileno, ni si estaba nervioso, ni si intentó una maniobra riesgosa, ni menos si sabía dónde estaba. Porque tras verlo partir desde el aeródromo de Culitrín, en Buin, sus compañeros tampoco sabían que ese momento significaba el adiós definitivo. No estaban conscientes que su destino era no verlo más y que sólo de esa forma el teniente Bello pasaría a formar parte de la historia de la aeronáutica chilena, pero también se quedaría por siempre en la memoria de todos.

Ver el artículo
¿Dónde está el teniente Bello?
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores