Restos de O'Higgins son trasladados

En una emotiva ceremonia, hoy fue llevada una pequeña urna desde el mausoleo del Altar de la Patria hasta la Escuela Militar.

18 de Octubre de 2004 | 11:24 | El Mercurio en Internet

SANTIAGO.- En una emotiva ceremonia se efectuó hoy el traslado de los restos del Libertador Bernardo O'Higgins Riquelme desde el mausoleo del Altar de la Patria hasta la Escuela Militar, donde permanecerán en custodia por un año debido al inicio de la segunda fase de la construcción de la nueva Plaza de la Ciudadanía.

De esta manera y tras 29 años, la polémica "Llama de la libertad" será apagada para dar inicio a las obras de remodelación de la zona.

En la ceremonia, el comandante en Jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre sostuvo que hoy se escoltó a O'Higgins hasta su morada temporal, pasando por toda la Alameda.

En el día de ayer el teniente Pedro Zúñiga y los suboficiales Alfredo Serrano y Hernán Bravo fueron los encargados de sacar del mausoleo la pequeña urna con los restos del Libertador que fueron depositados en dicho lugar en agosto de 1979.

Con cuidado y con honores militares, estos soldados pusieron sobre una mesa el féretro de madera tallado (de un metro 40 centímetros de largo, 40 centímetros de ancho y 20 de alto), que hoy fueron trasladados hasta la Escuela Militar.

Una llama de casi tres décadas


La que entonces fue llamada "Llama Eterna de la Libertad" se encendió el 11 de septiembre de 1975, durante una multitudinaria manifestación en la Plaza Bulnes, que conmemoraba los dos años del gobierno militar y entregaba, de paso, una señal nacional e internacional de la fuerza y respaldo popular que gozaba el régimen.

Único orador del acto fue el general Augusto Pinochet, quien sostuvo que este símbolo representaba la libertad de todos los chilenos. "Como soldados hemos renovado nuestro juramento que hiciéramos ante Dios y la Patria para salvar a nuestro país de la esclavitud. El testimonio de esa decisión es esa llama que se eleva hacia el cielo de nuestro Chile. El pueblo tiene el deber de mantenerla viva e inextinguible", dijo.

Posteriormente los integrantes de la Junta - el general Pinochet, el almirante José Toribio Merino, el general Gustavo Leigh y el general César Mendoza- encendieron una gran fuente de cobre que se transformó en el origen de la actual "Llama de la Libertad".

El 30 de septiembre de ese año esa antorcha se trasladó al cerro Santa Lucía mientras se construía su emplazamiento definitivo en el Altar de la Patria, donde llegó el 15 de octubre de 1982.

Varios fueron los intentos por apagar dicha llama. Incluso en octubre de 2003 se esgrimieron razones monetarias para terminar con ella.

En dicha oportunidad el ministro Francisco Vidal anunció que dejaría de pagar la cuenta del gas que mantiene encendida la "Llama de la Libertad", puesto que ésta costaba más de 4 millones de pesos al año.

La polémica la zanjó el ministerio de Defensa, asegurando que se pagaría con plata de dicha cartera la boleta del gas.

El retiro de la "Llama de la Libertad" fue producto de una negociación entre el Gobierno y el Ejército, iniciada en 1995, cuando el entonces ministro de Obras Públicas, Ricardo Lagos, impulsó el proyecto de la Plaza de la Ciudadanía, junto con el entonces alcalde Jaime Ravinet.

Como una suerte de moneda de cambio, en la futura Plaza de la Ciudadanía tendrán un lugar relevante la cripta de Bernardo O'Higgins y su estatua.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores