Colegio Internado Barros Arana cumple 103 años

Sus ex alumnos se reunirán en el tradicional almuerzo de reencuentro el sábado 14 al mediodía.

12 de Mayo de 2005 | 20:11 | El Mercurio en Internet
SANTIAGO. El Internado Nacional Barros Arana cumplirá este mes 103 años de existencia, educando a generaciones de chilenos.

De allí salieron 17 premios nacionales, un Presidente de la República, deportistas destacados, hombres públicos, generales de las Fuerzas Armadas, empresarios, etc.

El Internado Barros Arana nació como resultado de la política de José Manuel Balmaceda en 1887 de impulsar la creación de escuelas, liceos e internados públicos en todo el país, con el propósito de "ilustrar al pueblo y enriquecerlo después de haberle obsequiado sus libertades civiles y políticas". El mandatario expresó: "el internado es una necesidad social derivada de nuestras costumbres y la dispersión de los dos tercios de nuestra población en los valles y colinas del territorio". Para suplir esta necesidad se habilitó un lugar anexo al Instituto Nacional.

Allí nació Antipoesía de Parra

Nicanor Parra es, sin duda, uno de los inspectores y profesores más recordados. Llegó como alumno becado desde Chillán, gracias a las gestiones de un maestro primario que vivía cerca de su Quinta, y a la Liga de Estudiantes Pobres que colaboró con vestimenta y útiles.

"Yo era muy pobre y por problemas familiares decidí ir a hacer mi último año de colegio a Santiago. Pero el paso de un modesto liceo de provincia al que se consideraba el mejor colegio de Chile fue muy difícil. Me puse al día con mucho esfuerzo y me saqué buenas notas".

Parra es enfático en señalar que "sin Barros Arana jamás hubiera existido la antipoesía", señala una crónica de Ana Campos en El Mercurio con ocasión del centenario.

Parra explica que en el Internado mandaban los deportistas. "El colegio era campeón de básquetbol y fútbol, por lo que a los atletas los consideraban héroes. A mí, Jorge Millas, Carlos Pedraza y Luis Oyarzún que formábamos un grupo de intelectuales nos llamaban 'los filósofos' y según los deportistas 'filósofo' era sinónimo de 'pelotudo'.

Se dio la clásica rivalidad entre espartanos y atenienses. Decidimos que teníamos que revertir esta situación y para ser aceptados se nos ocurrió hacer un tipo de literatura humorística, con muchos chistes y bromas, que era aceptada por ellos. Fue una transacción en la que el 'último hombre' arrasaría con el 'súper hombre'.

Se produjo el choque entre pedantería y vulgaridad; nosotros éramos los pedantes, ellos los vulgares y la síntesis dialéctica entre ambos es la antipoesía". Agrega que editaron una revista llamada "Revista Nueva", "pero los deportistas le cambiaron el nombre reemplazando la N por H".

Como es tradicional en el mes de Mayo, se celebra el aniversario del colegio por lo que sus ex alumnos se reencontrarán el tradicional almuerzo inbano el día sábado 14, informó el dirigente Jorge Araya Miranda.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores