Una mayor confrontación entre los candidatos marcó el segundo debate

A diferencia del primer foro, en esta ocasión los candidatos cruzaron dardos que fueron desde críticas al gobierno hasta abiertas acusaciones de demagogia. La exclusión, el desempleo y los temas valóricos ocuparon lugares protagónicos.

16 de Noviembre de 2005 | 23:40 | Pablo Soto González, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- La tensión y los nervios fueron evidentes. Y cuando por fin comenzaron las preguntas, los candidatos se lanzaron con todo a responder en un debate presidencial en el que hubo mayor confrontación, y en el que la exclusión social y los temas valóricos ocuparon lugares protagónicos.

Esta vez Michelle Bachelet, Sebastián Piñera, Joaquín Lavín y Tomás Hirsch no tuvieron que enfrentar el debate de pie –como ocurrió en el foro del 19 de octubre-, pero no por eso se agotaron menos y en el ambiente podía sentirse cómo cada uno de ellos trató de aprovechar los segundos para exponer sus ideas y conquistar al electorado.

Uno de los momentos que marcó una diferencia importante con el debate anterior fue el momento en que el periodista de TVN, Mauricio Bustamante, preguntó a los candidatos por la idea más positiva y la más populista que habían escuchado de parte de sus adversarios.

Esto dio pie para que Hirsch dijera que los candidatos de la derecha parecían "las hermanitas de la caridad" hablando de la pobreza, que Piñera resaltara que el tiempo de Joaquín Lavín pasó y que éste le respondiera que fueran buenos socios, porque juntos, "jamás serán vencidos".

Entonces Tomás Hirsch aprovechó el momento y bromeó, sacando a relucir el nombre de su coalición "Juntos Podemos". Lavín ratificó con un insólito, "juntos podemos, juntos podemos, exactamente".

Más tarde, el candidato de RN le dijo al de la UDI que él (Lavín) sabía perfectamente cuál era la mejor opción de su coalición, en alusión a sí mismo. Sin embargo, el gremialista aprovechó que la cámara lo enfocó a él para, sonriente, señalarse con su índice como el aludido.

Bachelet, por su parte, declaró que consideraba demagógica la propuesta de pensión para las dueñas de casa, planteada por Lavín, quien se defendió diciendo que esta iniciativa sí es posible.

Piñera, quien también había propuesto esta idea, le dijo a Bachelet que sí es realista dar jubilación a las dueñas de casa, y le corrigió declarando que quizás ella no puede, pero que él sí esta en condiciones de hacerlo.

La exclusión social

Buena parte del tiempo de los candidatos fue empleado para alertar sobre los riesgos de una exclusión que todos coincidieron en destacar como uno de los problemas más serios que enfrenta el país.

El candidato de RN apuntó como una de las causas el hecho de que la distribución actual del ingreso es inaceptable.

De inmediato identificó a varios sectores a su juicio excluidos, entre ellos las mujeres y el mundo del campo y apuntó que, sin incorporar a estos sectores, el sistema pierde su sustento moral.

La candidata de la Concertación también apuntó a los grupos exluidos, y puso énfasis en las mujeres que tienen sueldos más bajos que los hombres, según dijo.

El abanderado de Juntos Podemos, por su parte, amplió los excluidos mencionando a los jóvenes y a los adultos mayores que, a su juicio, reciben sueldos miserables. "¿Por qué no se mejoran los salarios"?, preguntó. Y enseguida sostuvo que no es posible que los empresarios aplaudan "de pie" al Presidente Lagos.

A su turno, Lavín declaró que la promesa esencial de la Concertación, de crecer con igualdad, no se cumplió.

Dijo que como en este debate no se podía mostrar nada -en alusión a la polémica que generó en el foro de octubre, cuando exhibió un carnet con un agujero de bala que le salvó la vida a un comerciante-, él tenía en el bolsillo de su chaqueta un folleto que daba cuenta de las promesas incumplidas de la actual administración.

El desempleo también ocupó un lugar privilegiado entre los temas que abordaron los candidatos, y todos coincidieron en la necesidad de crear más y mejores puestos de trabajo.

¿Matrimonio gay?

La pregunta del periodista de Chilevisión Iván Núñez, requiriendo las posturas de los candidatos sobre si respaldan o no el matrimonio homosexual, avivó la discusión valórica entre los aspirantes a La Moneda.

Tomás Hirsch declaró que es poco ético e inaceptable que se pretenda excluir a las minorías sexuales de su derecho al matrimonio.

Reiteró así su respaldo a esta iniciativa, que ya ha tenido acogida en países como España.

Lavín, en cambio, sostuvo una postura diametralmente opuesta. Partió aclarando que él es cristiano y que este tema nada tiene que ver con si la sociedad chilena está madura o no como para aceptarlo.

Tajante, declaró que todos tienen que tenerlo claro: "Para mí el matrimonio es hombre y mujer, conmigo, que no se equivoque nadie, no va a haber aborto, no va a haber matrimonio homosexual. El matrimonio es entre hombre y mujer".

Piñera tuvo una postura similar y señaló que no cree "en el matrimonio de personas del mismo sexo. Para mí el matrimonio es un sacramento y tiene la santidad del sacramento".

La candidata de la Concertación contestó diciendo "no tengo puesto en mi programa el matrimonio entre homosexuales".


Los candidatos que se opusieron al matrimonio homosexual estuvieron de acuerdo, eso sí, en que las parejas del mismo sexo tienen derechos que deben ser respetados.

Los problemas limítrofes con Perú, el caso Fujimori, los TLC y los inmigrantes fueron parte del amplio abanico de temas que tocaron los presidenciables en la hora y media que duró el debate.

Un lugar especial tuvo la defensa transversal que hicieron los cuatro aspirantes a La Moneda de las pequeñas y medianas empresas, generadoras de la mayoría de los puestos de trabajo que existen en el país. Todos pidieron mayores oportunidades para estas entidades que cargan una pesada situación por el elevado endeudamiento que enfrentan.

Con el debate de esta noche, los candidatos cerraron su participación en los foros televisivos y, junto a sus comandos, sacan cuentas acerca de si su desempeño les permitirá ganar la carrera que tiene a La Moneda como meta final.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores