EMOLTV

Juan Luis Castro: "Existen grupos fundamentalistas que han intentado frenar entrega de la 'píldora del día después'"

El presidente del Colegio Médico, dice que en Chile existe un doble estándar respecto de la entrega de Postinor-2.

18 de Enero de 2007 | 07:13 | Orbe

SANTIAGO.- El presidente del Colegio Médico, Juan Luis Castro, criticó la decisión del Tribunal Constitucional (TC), que dejó sin efecto la normativa que permitía la entrega universal de la píldora del día después impidiendo su distribución, y afirmó que existirían "grupos fundamentalistas que han intentado frenar la entrega del medicamento".

En entrevista con TVN, el facultativo manifestó que en Chile existe un doble estándar respecto de la entrega de Postinor-2, ya que una niña en situación de riesgo de quedar embarazada, podía acudir a un médico particular que le recetara el fármaco para luego adquirirlo en la farmacia, mientras en los consultorios públicos y -debido al dictamen del TC- ahora se limitará su entrega.

"Han existido amenazas en contra de laboratorios que introdujeron el levonorgestrel a Chile, de grupos fundamentalistas que han, de alguna manera, intentado frenar la posibilidad de entregar un producto que ya la Corte Suprema dijo, hace cinco años atrás, que era posible traerlo a Chile como en la inmensa mayoría del mundo", sostuvo.

Agregó que "el punto anterior al fallo del tribunal era que había un doble estándar en Chile. Una niña, de cualquier edad, podría ir a un médico particular, pedir el Postinor-2 e ir con la receta a comprarlo en la farmacia en lo privado, y en lo público, solamente bajo casos muy acotados, violaciones, abuso sexual, era posible entregar el medicamento. Ese era el doble estándar hasta antes que se derogara esta normativa".

Por ello, Castro criticó que la píldora hace meses atrás, fuera accesible únicamente en la salud privada y que actualmente se limite su entrega universal, y manifestó que no es la intención del Colegio Médico imponer un criterio absoluto, sino dar alternativas a los pacientes que la requieran.

"Cualquier médico sabe que si atiende a un paciente hipertenso o diabético, se atiende haya o no haya programa de hipertensión o diabetes, porque los medicamentos están disponibles, son lícitos y por lo tanto, obviamente ese es el criterio que esperamos. Las matronas y los médicos, en ese sentido, obviamente estamos abiertos a ofrecer una opción que la gente puede tomarla o dejarla, aquí nadie le está imponiendo a otra persona un criterio absoluto", expresó.