EMOLTV

Dramático testimonio de líder antidelincuencia y su esposa en juicio oral

Gonzalo Fuenzalida recordó los impactantes momentos que sufrió junto a su familia, cuando delincuentes entraron a su casa para robarle.

09 de Febrero de 2007 | 10:02 | María Teresa Solinas, El Mercurio Online
imagen

María Soledad Urzúa.

Raúl Maldonado, El Mercurio.

SANTIAGO.- " Sé perfectamente bien que son ustedes. No tengo ninguna duda. ¡Tú fuiste! ¡Yo sé que tú fuiste!”. Con estas palabras, María Soledad Urzúa -esposa del líder del movimiento Antidelincuencia, Gonzalo Fuenzalida- apuntó a Felipe Moreno, como el sujeto que encañonó a su hija de 8 meses, tras asaltar su residencia en Vitacura, el 19 de mayo pasado.


Entre sollozos, Urzúa relató esta mañana en el juicio oral, los momentos que vivió en manos de los delincuentes, junto a Fuenzalida y sus dos hijas.


“Sabís que más, vamos a empezar a matar no más, y me quitan a la guagua, el violento (Felipe Moreno), el que estaba con un arma, me quita a la guagua que estaba durmiendo”, relató la mujer, sin poder contener las lágrimas, agregando que en ese instante el delincuente toma a la lactante, poniéndole una pistola en frente.


“Me da pena que ella haya tenido que vivir eso, porque era tan chica”, continuó la mujer llorando y tiritando frente a los imputados.


Asimsimo, la mujer señaló que "es difícil que a uno le toque vivir esto, pero es tan injusto que a uno le toque vivir esto, es tan injusto que le involucren a sus hijos, da rabia, da impotencia. Por eso estoy acá para dar la pelea".


"En el momento que me amarraron fue el momento más angustioso", reconoció la mujer señalando que "después de eso, no pude dormir en dos noches enteras".


La mujer reconoció a tres de los delincuentes que participaron en el atraco, a quienes identificó como Jordan Aedo, Felipe Moreno y Alexander Ramírez.


También están siendo procesados por el caso Jaime Astorga y Matías LLano, todos quienes enfrentan cargos por robo con violencia e intimidación.


Por su parte, Gonzalo Fuenzalida recordó los impactantes momentos que sufrió junto a su familia, también visiblemente conmovido al recordar los episodios de violencia.


"El delincuente más exaltado dijo, saben qué más, me voy a llevar a la guagua y otro dijo, saben qué más, empecemos a matar, llevémonos a la guagua y matémosla", relató emocionado sin poder continuar con el relato por un momento. "Ahí perdí toda la calma", retomó.


Según la declaración de Fuenzalida, uno de los cuatro sujetos que ingresaron a su hogar era el más violento y recordó sobre todo que tenía "cejas muy particulares", quien fue identificado como Alexander Ramírez.


Fuenzalida señaló que los sujetos, al entrar a su domicilio, en un principio dijeron ir a cobrarle una deuda, explicando la razón del atraco.


Sin embargo, a los pocos minutos los hombres aseguraron estar "dateados" ya que buscaban intensamente una caja fuerte que habría en la casa.


Amedrantamiento antes del juicio oral


Gonzalo Fuenzalida denunció ayer a El Mercurio haber sufrido una intimidación ante del juicio oral que se realiza hoy.


Según narró, en el patio de su casa encontró una polera con sangre y sudor que fue lanzada a las ventanas del segundo piso.


Para Fuenzalida, esta fue "una amenaza en forma directa, porque no aparece una polera en tu jardín con sangre porque sí y justo antes del juicio".


Frente a ello, hoy el líder antidenlincuencia señaló que "la polera está en manos de Labocar, quienes están viendo si la sangre es humana o animal".