EMOLTV

Bachelet, Lula y Calderón se comprometen a fortalecer el Grupo de Río

Los Mandatarios, junto al canciller argentino, Jorge Taiana, adoptaron el compromiso al reunirse en Georgetown, donde se efectúa la 19° Cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno de la agrupación.

03 de Marzo de 2007 | 12:02 | EFE
imagen
EFE

GEORGETOWN.- Con una reunión entre los Presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, México, Felipe Calderón, y Chile, Michelle Bachelet, comenzaron hoy en Georgetown las sesiones de la 19° Cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno del Grupo de Río.


Los Mandatarios, además del canciller argentino, Jorge Taiana, se comprometieron a fortalecer el Grupo de Río para dar un nuevo impulso a la región latinoamericana.


La cita -un desayuno de menos de una hora de duración- fue producto de una invitación de Calderón, en su afán de recuperar el protagonismo perdido por su país en América Latina, y se realizó en un hotel de Georgetown, la capital de Guayana, antes del inicio de las sesiones de la Cumbre.


La reunión tuvo lugar al tiempo que se conocía la cancelación del viaje del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a Guayana, el primer país anglófono de la Comunidad del Caribe (Caricom) que alberga la Cumbre del Grupo de Río.


Tenemos "el convencimiento de la necesidad de fortalecer con mucha fuerza el Grupo de Río a través de cosas concretas", dijo Bachelet al concluir la reunión.


Bachelet remarcó el compromiso de los cuatro países participantes en la reunión de "mantener un diálogo político" constante entre todas las naciones y anunció la creación de grupos de trabajo para avanzar en materias como "la energía, la infraestructura y el ámbito social", además del combate a los efectos del cambio climático.


La gobernante chilena explicó que el organizador del encuentro fue México "porque quiere también dar una señal muy importante de acercarse mucho más a América Latina", lo que quedó de manifiesto por la propuesta mexicana de ostentar la subsiguiente secretaría "pro témpore" del grupo.


Tras la reunión comenzaron los debates formales de esta cumbre en el Centro Internacional de Convenciones de Georgetown, en los que finalmente no intervendrá el venezolano Hugo Chávez.


Protagonistas


La presencia de Chávez era esperada para esta mañana, pero el gobernante venezolano lo descartó a última hora, según indicaron fuentes del Gobierno de Guayana.


La cumbre queda, de esta forma, con tres protagonistas principales: Lula, Bachelet y Calderón, que pretenden revitalizar este organismo para consolidar los avances democráticos en Latinoamérica y el Caribe y fomentar la integración económica.


La asistencia de Calderón tiene especial relevancia por el interés de México de desempeñar un papel más influyente en Latinoamérica y en el proceso de integración comercial en el que Brasil tiene un peso determinante.


Los Mandatarios debatirán la declaración final de la Cumbre preparada por los cancilleres y en la que se hará hincapié en los logros de este organismo desde su creación hace 20 años.


Además de las referencias a la trascendencia de proseguir la consolidación democrática en la región, la declaración de la Cumbre incluirá también varios puntos sobre la urgencia de emprender los programas de lucha contra la pobreza, a propuesta del Gobierno de Guayana.


La cumbre se inauguró formalmente en la noche del viernes con un acto cultural al que siguió una cena privada ofrecida por el Presidente de Guayana, Bharrat Jagdeo.


En el discurso de bienvenida a los asistentes, Jagdeo apeló a la necesidad de una mayor integración económica y al desarrollo de programas sociales para superar los "insoportables niveles de pobreza que todavía sufre la región".


También citó a la mejora de la educación "como clave para el desarrollo democrático" y la necesidad de resolver las deficiencias en los sistemas de cobertura sanitaria.


El Presidente de Guayana propuso la reforma de Naciones Unidas y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para asegurar que sus programas se ajustan de verdad a las necesidades reales de los países.


La declaración que será aprobada hoy al finalizar la Cumbre, propone que los países desarrollados destinen el 0,7% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la ayuda oficial para el desarrollo.


Tras una sesión plenaria, la cumbre concluirá esta tarde con la aprobación de la declaración final y una conferencia de prensa por los representantes de los tres países que forman la "troika".