EMOLTV

Votación de Chile en la ONU: Lo que dijeron Huepe y Bachelet

Mientras el embajador de Chile ante Venezuela asegura que la abstención de la Presidenta se debió a presiones internas de algunos sectores del oficialismo, el año pasado la Mandataria negó que la decisión respondiera a estas razones.

15 de Marzo de 2007 | 13:37 | El Mercurio Online
imagen

Claudio Huepe, ex embajador en Venezuela.

Carlos Padilla, El Mercurio.

SANTIAGO.- Polémica causó hace cinco meses la abstención de Chile decidida por la Presidenta Michelle Bachelet ante la votación por el nuevo miembro de América Latina en el Consejo de Seguridad de la ONU, cupo disputado por Venezuela y Guatemala.


Hoy, el tema volvió a la opinión pública, luego de que el embajador de Chile en Venezuela, Claudio Huepe, reveló una conversación privada con la Mandataria, en la que ella le señaló la verdad de la posición chilena ante la votación.


El principal problema que causaron en Chile las declaraciones entregadas por el diplomático fue la inconsistencia con las explicaciones que dio Bachelet en octubre, cuando la posición de Chile era la abstención y el Gobierno negaba que esto respondiera a presiones de algún tipo.


Las frases que costaron la salida de Huepe


El funcionario de Gobierno dijo en una entrevista al canal Telesur de Caracas, que en enero Bachelet le explicó que aunque ella era partidaria de votar por Venezuela, se vio obligada a optar por la abstención, debido a presiones internas en el conglomerado oficialista.


Según Huepe, las palabras de la Jefa de Estado fueron: "Mira, yo tenía la misma intención, pero después se produjo un conjunto de circunstancias que me impidieron votar de esa manera y tuve que abstenerme".


Asimismo, el embajador en Venezuela agregó que "el Partido Socialista estaba a favor, los otros dos partidos de la coalición no tuvieron una posición muy categórica y finalmente la Presidenta, sopesando toda esta situación, el posible conflicto que se podría producir con el partido Demócrata Cristiano, que es el partido más grande de la coalición, finalmente resolvió abstenerse".


Versión de Bachelet


Sin embargo, en octubre de 2006, las razones que la Presidenta entregó al país fueron otras.


El martes 17 de octubre, antes de realizar un viaje a Alemania, Bachelet se referió por primera vez al tema y aseguró que la votación por el cupo de América Latina ante la instancia internacional no respondió a "presiones de la contingencia".


Además, la Mandataria hizo un llamado a que se respetara la política exterior de su Gobierno, ya que "estas decisiones no se pueden tomar presionados por la contingencia, miremos con perspectivas”.


"Es más fácil presentar el blanco o el negro, pero ni la vida ni la política ni la historia son así. Asumimos una postura que va a permitir algo que vamos a ver, y esperamos -más pronto que muy tarde- que permita construir una solución definitiva. Vamos a llegar a un candidato de amplio apoyo", indicó en la ocasión.


Junto con ello, Bachelet añadió que la decisión de Chile responde a la política exterior que siempre ha mantenido el país, con la que busca alcanzar consensos en la región.


"América Latina necesita de un representante de amplio respaldo en el Consejo de Seguridad. Sabíamos que ninguno de los candidatos iniciales alcanzaría los votos suficientes para ganar y basta ver lo que está pasando", concluyó.


En tanto, el día del anuncio -el 15 de octubre de 2006- el Gobierno, mediante un comunicado leído por el vocero de Gobierno, Ricardo Lagos Weber, señaló que: "De acuerdo a la información de que disponemos al día de hoy, ninguna de las actuales candidaturas reúne las mayorías suficientes", explicó.


"La Presidenta ha tomado la decisión pensando en Chile; en materia de política exterior no caben las presiones, no caben los antes ni los después. Sólo caben los intereses permanentes de la nación", agregó el comunicado, frase que fue interpretada como respuesta a Gutemberg Martínez, consejero nacional de la DC, quien dijo que si Bachelet votaba por Venezuela, habría "un antes y un después" en la relación de su partido con el Gobierno.