EMOLTV

Profesionales de RN acusan "presiones políticas" para libertad dominical de Lavandero

Los militantes solicitaron al alcaide de la Cárcel de Alta Seguridad que revoque la medida a favor del ex senador, condenado por abuso sexual contra cuatro menores. Acusan a Andrés Zaldívar, entre otras, de presionar para que se le otorgara el beneficio.

20 de Marzo de 2007 | 11:54 | Ximena Pérez, El Mercurio Online
SANTIAGO.- Decidido a frustrar la salida dominical de Jorge Lavandero está el trío de profesionales de RN, que esta mañana entregó una carta en el Anexo de la Cárcel de Alta Seguridad para solicitarle al alcaide de dicho penal que revoque el beneficio, que permitió que este domingo el ex senador estuviera durante 12 horas en libertad.

A juicio de los profesionales, el que Lavandero no muestre arrepentimiento por el delito de abuso sexual reiterado contra cuatro menores -por el que hoy cumple una condena a cinco años de cárcel- lo inhabilita para acceder al beneficio de salida dominical.




"Hay que tomar cartas en el asunto y mandar señales claras: los delincuentes adentro de la cárcel y la gente decente en la calle"

Cristián Espinosa, Profesionales de RN

¿Por qué se le otorgó entonces? Por "presiones políticas", aseguran los militantes de RN.


"Con los mismos antecedentes que hace dos meses atrás se le rechazó la libertad ahora se le aprueba. Y tenemos al ex ministro y ex senador y ex presidente del Senado y ex muchas cosas (Andrés) Zaldívar pidiendo que salga en libertad completa lo más próximo posible. Tenemos a un diputado del Partido Radical de Temuco saliendo de aquí diciendo que este hombre es inocente. Entonces la presión política ha sido salvaje", señaló Mario Desbordes, quien sin embargo exime de responsabilidad a Gendarmería.

"No dudamos de la idoneidad ni de la rectitud del personal de gendarmería. Aquí esta decisión se tomó a niveles superiores, se tomó a nivel ministerial, no sabemos bien cuán superior fue el nivel en donde esto se resolvió, pero claramente esto no es técnico (...) Aquí se tomó una decisión política, que tenía por objeto dejar en libertad a este personaje con conexiones por todos conocidas, denunció Desbordes.

"Aquí hay una desigualdad ante la ley salvaje. Este mismo hecho, con estos mismos antecedentes yo les puedo asegurar que se le rechaza a cualquier otra persona", agregó el profesional.


Junto a sus compañeros de partido Rodrigo Montt y Cristián Espinosa, aseguran que Lavandero está vulnerando "uno de los requisitos básicos para obtener el beneficio, el cual es que reconozca el daño causado, que ha cometido el delito y su ánimo de cambiar. Nosotros no queremos estigmatizar a la persona de Lavandero, pero sí podemos presumir que el día de la mañana cuando, otros domingos más adelante, no estén las cámaras y los medios de comunicación siguiéndolo, ¿qué va hacer el senador Lavandero en esas quince horas?, ¿reincidirá? Esa es la pregunta que le hacemos a las autoridades".


"Hay que tomar cartas en el asunto y mandar señales claras: los delincuentes adentro de la cárcel y la gente decente en la calle", insistió Cristián Espinosa.


El trío de profesionales de RN advirtió que si el alcaide Carlos Muñoz Saavedra -jefe de la Unidad Especial de Alta Seguridad a quien dirigieron la misiva- no acoge su petición y esta semana Lavandero vuelve a gozar del beneficio de libertad dominical, acudirán a la Corte de Apelaciones donde presentarán un recurso de protección en contra de la medida.

 


 


 

El beneficio de salida dominical "es una excepción, no un derecho", destacaron los profesionales de RN.

Lo demuestran los datos: sólo un 4,5% de los reos condenados gozan de este beneficio, y de ese porcentaje, cerca del 3% cumple condena por delitos sexuales, explican los profesionales.

Además "siempre esperas a que por lo menos haya cumplido la mitad de la condena", sostiene Mario Desbordes, quien trabajó en Gendarmería varios años e integró consejos técnicos al interior de la institución, por eso se declara sorprendido de que Lavandero haya obtenido la salida dominical, cuando sólo lleva un año siete meses recluido.