EMOLTV

Ministro del Interior: "No puede culparse a la Onemi de lo sucedido en Aisén"

Belisario Velasco entregó su pleno respaldo a la directora de la Oficina Nacional de Emergencia y a las autoridades regionales.

24 de Abril de 2007 | 09:20 | Ximena Pérez, El Mercurio Online
imagen
Jorge Jouannet, El Mercurio

|

SANTIAGO.- Su pleno respaldo a la labor de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y a su directora Carmen Fernández, así como a las autoridades regionales de Aisén, expresó esta mañana el ministro del Interior, Belisario Velasco, después de los cuestionamientos que incluso han desencadenado en peticiones de renuncia como la que hizo ayer el senador RN por la Undécima Región, Antonio Horvath.


"Viajé con el senador Horvarth a la zona que fue afectada por el terremoto y por el tsunami y estuvimos trabajando con al gente, conversamos con los geólogos, con los físicos y la verdad es que los antecedentes que nos entregaron fueron tal como lo había hecho presente la directora de la Onemi, quien ha estado en numerosas oportunidades en la zona y ha tomado todas las medidas pertinentes desde el día 23 de enero", aseguró Velasco.


El ministro recordó que el 22 de enero fue el primer temblor y al día siguiente se adoptó la alerta temprana y se constituyó un comité de emergencia que estuvo en permanente contacto con el Gobierno.


"No puede culparse a la Onemi de lo sucedido. Eso es algo absolutamente absurdo. La intendenta y la gobernadora también cuentan con el respaldo, hemos estado permanentemente conversando con ellos", agregó el secretario de Estado.


El ministro del Interior anunció además que el próximo jueves, al mediodía, se reunirá con los presidentes y gerentes generales de las principales empresas salmoneras de la zona y con el máximo representante de la asociación de productores de salmón de Chile, rubro que ha sido uno de los más afectados por el sismo del sábado pasado.


Belisario Velasco también defendió la visita de la Presidenta Michelle Bachelet a la zona de la catástrofe y señaló que ella "no se amilanó" ante la hostil recepción que recibió de parte de algunos pobladores, porque "ella lo que quería es estar al lado de la gente".