EMOLTV

Alcaldes piden a Bachelet subvención compensatoria para educación municipalizada

El principal argumento de los ediles es que a pesar de que los sostenedores municipales y particulares reciben igual monto por alumno asistente, los costos para los primeros son un 30 por ciento mayores.

03 de Mayo de 2007 | 13:33 | Orbe

VIÑA DEL MAR.- Los alcaldes participantes en el XXIII Congreso Nacional de Corporaciones Municipales, que se realiza en Viña del Mar, expresaron la esperanza de que en el mensaje a la nación del próximo 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet anuncie un mecanismo compensatorio para los sostenedores públicos debido a los mayores costos que deben asumir en la educación respecto de los colegios particulares subvencionados.


Los ediles reclamaron que en el actual sistema de educación existe un mecanismo perverso de subvención  que es igual para sostenedores con distintos costos, lo que condena a la educación a una inequidad inaceptable, que debe ser corregida con urgencia, pues sólo garantiza mediocridad.


El presidente de la Asociación Gremial de Corporaciones Municipales (Agcm) y alcalde de Panguipulli, Alejandro Koehler, señaló que esperan que en el mensaje la mandataria acceda a la demanda de una subvención compensatoria a la educación municipalizada, fundamentando que aunque los sostenedores municipales y particulares reciben igual monto por alumno asistente, los costos para los primeros son un 30 por ciento mayores.


"Ambos sostenedores recibimos aproximadamente 30 mil pesos por alumno asistente, pero la diferencia es que en el sistema público aplicamos las normas de contratación del Estatuto Docente, es decir, coexisten dos sistemas. Nosotros que estamos obligados a pagar cerca de un 30 por ciento más en remuneraciones con una planta de personal inamovible, y el otro, regido por el Código del Trabajo, con menor carga remuneracional y con personal sujeto a finiquito en cuanto la empresa lo estime conveniente", dijo Kohler.


El edil agregó que “las Corporaciones Municipales no seleccionamos alumnos y en cambio se nos exige calidad y excelencia, mientras que los otros sostenedores discriminan. Estamos, pues, frente a un subsidio perverso que condena al sector público a la mediocridad y lo que es peor, la situación afecta las esperanzas de modestas familias de nuestro país", señaló, agregando que “el efecto de esta anomalía también daña al personal docente, favoreciendo a unos con una remuneración justa y condenando a otros a una relación laboral precaria.