EMOLTV

Descubren laboratorio de cocaína en calle San Pablo

En Rancagua fueron detenidos dos ciudadanos colombianos y una chilena.

11 de Mayo de 2007 | 23:36 | El Mercurio Online

RANCAGUA.- Detectives de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones de Rancagua detuvo en esta ciudad a tres narcotraficantes y logró desbaratar un laboratorio de producción y venta de clorhidrato de cocaína de alta pureza, ubicado bajo la fachada de un pub que funcionaba en la calle San Pablo, en la Región Metropolitana, del cual eran propietarios dos ciudadanos colombianos.


Los detenidos son los colombianos Harold Pérez Forero,  de 42 años, y Néstor Sinisterra Ordóñez, de 27, ambos con domicilio en la comuna de Maipú y que tenían un local nocturno, que funcionaba como pub, en la calle San Pablo.


También fue detenida en el operativo efectuado esta mañana la mujer chilena de 62, identificada como María Abarzúa Ruiz, cuyo hijo Erick es intensamente buscado por la policía, ya que era quien dirigía el local nocturno, y que en el segundo piso tenía habilitado todo un laboratorio destinado a mezclar, empaquetar, prensar y distribuir la droga, entre otros colombianos que tenían acceso exclusivo al segundo nivel.


Según informó el Jefe de Investigaciones de Cachapoal, prefecto Patricio Villarroel, esta es una diligencia en conjunto con el Ministerio Público de la capital de la Sexta Región, la que se desarrolla desde hace unos nueve meses.


En el operativo antidrogas se logró la incautación de cerca de 20 kilos de  cocaína de alta pureza, avaluada en el mercado en unos 80 millones de pesos, cerca de cuatro millones de pesos en dineros efectivo, 10 cmputadores, tres pantallas planas para computador un televisor LCD, una prensa neumática, las que totalizan una suma cercana a los 120 millones de pesos.


Por su parte el jefe de la Brigada Antinarcóticos de Investigaciones de Rancagua, Comisario Héctor Valdés, agregó que a través de traficantes y microtraficantes que iban a Santiago a proveerse de la droga y que han sido detenidos, se logró establecer que los ciudadanos colombianos se dedicaban a la distribución al por mayor de la droga.