EMOLTV

Diputados RN y UDI reconocen que invitaron a deudores al Congreso

El jefe de bancada del gremialismo José Antonio Kast y el parlamentario de RN Roberto Sepúlveda responden a Fidel Espinoza cuestionan el operativo de seguridad del Gobierno.

22 de Mayo de 2007 | 10:39 | Ximena Pérez Gallegos, El Mercurio Online

Sepúlveda: “Ayer asistimos a un foro romano indignante”


José Antonio Kast: "Invité a dirigentes y estoy en mi derecho"


SANTIAGO.- Aunque advierten que el diputado socialista Fidel Espinoza no tiene "autoridad moral" para acusarlos de haber entregado sus invitaciones para la ceremonia del 21 de mayo en el Congreso a deudores habitacionales, los diputados Roberto Sepúlveda (RN), y José Antonio Kast (UDI), reconocen que lo hicieron. 


"Sí, yo invité dirigentes sociales de Buin relacionados con el tema de la vivienda habitacional, y estoy en mi derecho de invitarlos, porque creo que además el acto del 21 de mayo es un acto democrático público, donde no solamente tienen que ir personas en buses llevadas por el Gobierno, para aplaudir a la Presidenta, sino que tiene que reflejarse lo que es la realidad del país", asegura el jefe de bancada de la UDI, José Antonio Kast, en conversación con Emol. 

El parlamentario además reconoce que el diputado de su partido Ramón Barros, le cedió una de sus dos invitaciones, la que también le entregó a un dirigente de su zona.


Desde RN en tanto, Roberto Sepúlveda argumenta que "yo he acompañado a los deudores habitacionales durante mucho tiempo, y no tan sólo no me arrepiento, sino que me arrepiento de no haber podido invitar más gente, porque ellos están abriendo los ojos y se están dando cuenta que quienes hablan de los pobres, quienes hablan de los derechos de los trabajadores, sencillamente se enjuagan la boca con ello y nada más".


El parlamentario asevera que los deudores habitacionales "son parte de nuestro país", y que por ello "tienen todo el derecho a asistir a una cuenta pública, donde el tema principal de ellos fue abordado someramente".


Prácticas "estalinistas"


Lejos de dar explicaciones —respondiendo al emplazamiento de Espinoza—los legisladores de la Alianza se las exigen al Gobierno, por el operativo de seguridad que montó ayer en el Congreso Nacional.


"El Gobierno tiene que explicar por qué iba tanta gente para el aplausómetro, eso no refleja la realidad del país. La cantidad de aplausos que habían adentro, eran todos funcionarios de Gobierno (...) Nosotros no llevamos a nadie pagado, lo que hacemos es darle la posibilidad a dirigentes sociales de asistir al 21 de mayo, que es un acto público, donde tienen todo el derecho a estar presentes al igual que todos los chilenos", explica el diputado Kast.

Asimismo destaca que la forma en que los manifestantes fueron sacados del hemiciclo va en contra del reglamento interno de la Cámara de Diputados, y afirma que hubo una "sobre reacción" de Carabineros, que provocó a los manifestantes.

En la misma línea, el diputado Roberto Sepúlveda califica como una "operación peineta" la selección que hizo del público que presenció ayer el mensaje presidencial.

"A mí me produce indignación que prácticas propias de los gobiernos estalinistas, se vuelvan a repetir en nuestro país, que en una cuenta que es absolutamente pública se haya hecho una operación rastrillo, una operación peineta, para impedir el ingreso al Congreso Nacional de cualquier persona que piense distinto a este Gobierno", critica.


"La verdad de las cosas es que ayer el foro romano al que asistimos fue indignante, vergonzoso, y el nuevo jerarca de la DINA, don Fidel Espinoza, que obviamente tiene que haber obtenido información de otros informantes, sencillamente creo que debe explicarle al país si está a cargo de la nueva DINA de este país, porque uno es libre de invitar a cualquier persona", agrega el parlamentario.


El legislador de RN niega que al entregarle invitaciones a los parlamentarios haya atentado contra la solemnidad del acto, como criticó el parlamentario socialista. "La solemnidad se rompe cuando va un foro romano exclusivamente a aplaudir, donde no se permite la disidencia", responde.

Tal como reconoció ayer el diputado de RN, Cristián Monckeberg, su par de la UDI, Ramón Barros, explicó en conversación con Emol que entregó sus invitaciones al comité de su partido y que, aunque desconoce quién las utilizó, aprueba que éstas hayan llegado a manos de los deudores habitacionales. Además respondió en duros términos a quien ventiló ese traspaso de entradas, el diputado socialista Fidel Espinoza:

"En primer lugar, lo que diga el matón número uno de la Cámara de Diputados me tiene sin cuidado (...) Yo entregué mis entradas al comité de la UDI y lo que hayan hecho ellos con las entradas me tiene también sin cuidado, y no tengo ningún reproche hacia mi comité si es que ellos lo han entregado a dirigentes de los deudores habitacionales. Ellos están en su derecho", dijo.

"Lo que ha dicho el matón (Espinoza) es efectivo", asumió por su parte el parlamentario gremialista Sergio Bobadilla, quien lejos de arrepentirse de su acción, dijo estar orgulloso y advirtió que "si tengo la oportunidad de volver a invitar a actores sociales relevantes de mi distrito para que participen de una ceremonia tan importante como esta, lo voy a hacer, sin ninguna duda".

"Los que yo invité fueron cuatro dirigentes de Coronel, que tenían mucho interés en escuchar de primera fuente qué lo que iba a decir la Presidenta de la República frente a sus demandas. Los deudores habitacionales llevan mucho tiempo pidiendo una solución", añadió el parlamentario.