EMOLTV

Hija de Bachelet sigue grave, pero sin complicaciones agudas

En su tercer día internada en la Clínica Alemana, Francisca Dávalos se mantiene estable bajo estrictos criterios de "tratamiento y observación".

12 de Junio de 2007 | 09:41 | Bernardita Marino, El Mercurio Online

SANTIAGO.- La hija mayor de la Presidenta Michelle Bachelet, Francisca Dávalos (23), continúa "estable dentro de su gravedad", aunque "sin complicaciones agudas", de acuerdo a lo informado por la Clínica Alemana en su primer y único reporte de esta jornada.


A través de un comunicado que fue entregado por el Departamento de Comunicaciones del recinto de salud -donde la joven fue internada el domingo a raíz de una trombosis venosa cerebral- se da a conocer que "la paciente se mantiene bajo los más estrictos criterios de tratamiento y observación".


El texto agrega que "considerando la naturaleza de la enfermedad, deja abierta la posibilidad de presentar complicaciones neurológicas, Francisca Dávalos Bachelet permanecerá internada en la Unidad Coronaria de la Clínica Alemana".


La Presidenta Bachelet se ha mantenido al lado de su hija desde el domingo pasado, en una suite que la Clínica Alemana le habilitó para que pueda realizar sus labores como Mandataria.


Sin embargo anoche se retiró muy tarde del establecimiento, para pasar la noche en su residencia en la comuna de Las Condes.


Visitas de hoy


Su amiga y directora de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, Estela Ortiz; el ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo; el director de políticas públicas de la Presidencia, Francisco Javier Díaz; el canciller Alejandro Foxley; el subsecretario de Relaciones Exteriores, Alberto Van Klaveren, además de la subsecretaria de Desarrollo Regional, Claudia Serrano, fueron algunos de los personeros de gobierno que llegaron hasta la clínica de Vitacura.


Y siguiendo con la tónica de ayer, el diputado Alberto Cardemil (independiente pro Alianza) y el senador Juan Antonio Coloma (UDI) visitaron a la Mandataria, destacando que la actividad política no debe superar el ámbito de las relaciones humanas.