EMOLTV

Trivelli en entrevista: "El 2004 debí haber sido el alcalde de Santiago"

El autoproclamado candidato presidencial ahora no está dispuesto a conformarse con el Municipio. Confía en que la gente lo recuerda y apoyará su "proyecto de emprendimiento político".

12 de Junio de 2007 | 12:38 | Ximena Pérez Gallegos., El Mercurio Online
imagen
Mario Muñoz

SANTIAGO.- Habla y parece que de fondo sonara el monótono pero contagioso jingle de la campaña "Piensa Positivo", de la que fue mentor. Los dos años que se mantuvo alejado de la contingencia política le sirvieron a Marcelo Trivelli para acumular fuerza y confianza.


¿Cómo quiere que le diga, pre candidato, candidato, futuro Presidente?

"De cualquiera de las tres formas, las tres son ciertas", contesta.


¿Futuro Presidente le debe acomodar más?, eso es bien optimista...


"Eso es muy optimista, porque yo abordo la vida desde una perspectiva positiva y optimista, siempre", sentencia el ex intendente, y ahora autoproclamado candidato presidencial de la Democracia Cristiana (DC), en entrevista con Emol.


Sabe que no se ha embarcado en un desafío fácil, que su nombre no figura en las encuestas y que la propia timonel de su partido consideró que se lanza a la carrera por llegar a La Moneda en un momento inoportuno, pero eso no lo amilana.

"La última vez que me incluyeron en una encuesta, que fue en diciembre del 2004, días antes de dejar la Intendencia, yo estaba en quinto o sexto lugar, quienes estaban por arriba mío (eran) el ex Presidente Lagos, la Presidenta Bachelet, la senadora Alvear, y José Miguel Insulza. Estábamos empatados en quinto y sexto lugar con Nicolás Eyzaguirre, así que yo espero que me pongan en las encuestas, porque la gente me conoce y tiene entiendo una buena evaluación mía ", comenta.

Alcaldía frustrada


Trivelli está seguro de que la gente no se ha olvidado de su nombre y su trabajo, por ello se siente capaz de ganarle a cualquier candidato y no está dispuesto a conformarse con competir por la alcaldía de Santiago, como algunos sugieren.

"No, la decisión ya está tomada, quienes así dicen son de la política tradicional que viven haciendo cálculos y trabajando sobre estrategias de tejo pasado. Yo he sido muy claro en cuanto a las pretensiones de llegar a La Moneda", insiste. Para él el tiempo de ser alcalde ya pasó.

"Yo creo que el trabajo que hicimos desde la Intendencia, al lado de la gente, fue altamente valorado por la ciudadanía, y creo que quedó claro el año 2004 que me negociaron y que yo debí haber sido el alcalde de Santiago ", recuerda.


Pero usted nunca ha tenido un cargo de elección popular, ¿no sería mejor partir por algo de menor envergadura, como una alcaldía o un cupo en el Parlamento?


"Esa es la manera tradicional de hacer las cosas, y yo me considero un emprendedor, y este es un proyecto de emprendimiento político".


—¿Qué le parece que la presidenta de su partido haya dicho que "no es el momento" de levantar candidaturas?, ¿qué le respondería a ella?

"No voy a entrar en un diálogo sobre coyuntura, creo que no corresponde, cada uno toma sus decisiones y esta candidatura es a rostro descubierto, de cara al país".


—¿Pero no habría preferido contar con el respaldo de su partido, confía en que lo tendrá más adelante?


"Estoy convencido de que lo voy a tener a su debido tiempo, y concuerdo con las declaraciones de Camilo Escalona y de Sergio Bitar de que el candidato de la Concertación debe definirse después de las elecciones municipales, creo que esto debe hacerse en un sistema de multipartido, multicandidato".


—¿En esas elecciones usted cree que la DC puede o debe permitir un nuevo candidato presidencial socialista?


"Yo creo que el cambio de época nos está mostrando que es la ciudadanía la que decide, y que cuando las decisiones se toman entre cuatro paredes, nos va mal. Y por lo tanto yo creo que una buena competencia, con todo aquel que quiera conducir al país desde la Concertación, es bueno para Chile".

Las "definiciones" de Trivelli

En su nuevo rol de candidato presidencial Trivelli evita hacer comentarios frente a los temas de contingencia, tiñendo el debate con su "sello positivo".


-¿Cuál es la responsabilidad del ex Presidente Lagos en los problemas del Transantiago?, ¿debe dar la cara, hablar?


"Creo que uno de los problemas de Chile es andar buscando culpables. Creo que tenemos que construir entre todos, y nos hemos autoimpuesto la decisión de que a partir de la coyuntura construyamos país, pero no entrar en un diálogo ni caer en la máquina moledora de carne con descalificaciones o con juicios precipitados (...) Creo que Chile merece mirar el futuro con optimismo, y creo que el centro de la discusión debe estar en el futuro más que en la coyuntura".

-¿Cómo lo ha hecho la Presidenta Bachelet?, ¿qué nota le pone?


"Yo creo que la Presidenta Bachelet merece todo el respeto, y creo que está siendo víctima de un cambio de época. Creo que Chile está demandando un trabajo conjunto, está demandando optimismo, y está demandando mirar el futuro en positivo, desgraciadamente lo que pasa hoy día es que todos están esperando que la Presidenta Bachelet se caiga o se equivoque, y yo quiero hacer todo lo contrario (...) Más que evaluar a la Presidenta yo evaluaría el estado de ánimo del país, y en el estado de ánimo yo creo que estamos raspando el 4.0".


-¿Tendríamos que reflotar entonces la campaña "Piensa Positivo"?


"Bueno, siempre es bienvenida"


-¿Como aspirante a La Moneda, qué le aconsejaría a la Presidenta Bachelet para mejorar su gestión?

"Le vuelvo a decir, yo creo que esto hay que mirarlo en positivo, y nuestra candidatura y nuestro proyecto de emprendimiento político no va a usar a la Presidenta como punching ball para posicionarnos. Creo que ese ha sido un gran error y creo que eso le hace muy mal a Chile".


-¿Cómo evalúa la gestión de la cancillería chilena?


"No nos corresponde y nos hemos propuesto no hablar de coyuntura. Si usted me pregunta más adelante en otra entrevista cómo creemos que debieran ser las relaciones con nuestros vecinos yo feliz le respondo, porque hay equipos que están trabajando en eso".

No sólo el positivismo marcará la campaña de Marcelo Trivelli, o "proyecto de emprendimiento político", como prefiere llamarla. También hará una candidatura "a rostro descubierto y de cara al país". Ello se refleja, explica, en que apenas tomó la decisión de lanzarse a la carrera presidencial se lo comunicó a la ciudadanía, "para que tome sus decisiones".

Aunque lleva menos de dos días autoproclamado como candidato, Trivelli ya tiene un cronograma de trabajo, una estrategia para alcanzar sus metas y un equipo en formación. Además pretende "volver a recorrer el país, escuchando a la gente y armando equipos".