EMOLTV

Transantiago: Bancada de RN acusa "comedia de errores" del Gobierno

Según el diputado Alberto Cardemil, ley aprobada contiene "errores gruesos producto del apresuramiento, del mal diseño, del apuro y de la angustia por estas mayorías febles que de repente el Gobierno y la Presidenta de la República se consigue para aprobar una ley que está mala".

21 de Junio de 2007 | 16:48 | El Mercurio Online

VALPARAÍSO.- Una dura crítica a la forma como el Gobierno ha tramitado el proyecto de ley que inyecta US$ 290 millones al Transantiago hicieron esta tarde los diputados de Renovación Nacional (RN), luego de que se aprobara dicha iniciativa con los votos de la Concertación.


A juicio del diputado Alberto Cardemil, "el Transantiago tiene un problema de mal diseño y de peor ejecución. Las soluciones que se le quiere dar ahora son igual de malas, no solucionan nada".


El parlamentario afirmó que la ley aprobada contiene "errores gruesos producto del apresuramiento, del mal diseño, del apuro y de la angustia por estas mayorías febles que de repente el Gobierno y la Presidenta de la República se consigue para aprobar una ley que está mala". De paso, aseguró que la oposición continuará buscando soluciones, pese a que el Gobierno "no ha querido escuchar las propuestas y sugerencias de la Alianza".


A su turno, el diputado miembro de la Comisión Investigadora sobre el Transantiago, Cristián Monckeberg, dijo tajante que hoy se aprobó un proyecto "que no va por un buen camino porque no tiene por objeto corregir los errores de fondo del Transantiago".


"Basta ya de disculpas. Esta es una comedia de errores y este es uno más", agregó el diputado por Las Condes al referirse al nuevo proyecto que debe ingresar el Ejecutivo para corregir la incongruencia legal del que fue despachado hoy.


"Claramente se produjo una complicación por sacar los proyectos a empujones y trastabillones a como dé lugar porque se está acabando la plata", añadió el parlamentario.


Monckeberg sostuvo que con esto quedó demostrado que ha cambiado la forma de hacer política ya que, según dijo, "no se piensa en el país a la hora de aprobar o rechazar el proyecto, sino que se piensa en la posibilidad de sacar algún provecho y eso no está bien".