EMOLTV

Tres papas bajo la cama pueden predecir su futuro esta noche

Son los secretillos de la vispera de San Juan, en que nuestros antepasados creían a a pie juntillas. La tradición todavía permanece.

23 de Junio de 2007 | 20:09 | El Mercurio Online
imagen

En España es una fiesta.

EFE

SANTIAGO.- Esta noche, en la víspera de San Juan, usted puede saber qué le depara el futuro en materia de amor o dinero. Basta con colocar tres papas debajo de la cama: una sin pelar, otra a medio pelar y la tercera pelada. A media noche se saca una sin mirar. Si se escoge la pelada tendrá muchos problemas, a medio pelar no le irá mal, pero tampoco bien, si saca la sin pelar será "bacán".


Son los secretillos de San Juan, en que nuestros antepasados creían a a pie juntillas (sin discusión). La tradición todavía permanece, especialmente en los campos. Para que no se olvide algunos consejos, como lo recordó la página del lector de El Mercurio en 2005.


Lo que pasa es que todos los 23 de junio, se celebra la noche de San Juan, por la víspera del día de este santo. Se conmemora tanto en Chile como en otros países de Latinoamérica, asociada a la vigilia de "la noche más larga del año". Y por supuesto, no faltan los secretillos o pruebas que realizadas con fe, se supone que pueden dar algunas respuestas.


Cuenta la leyenda que la higuera florece por única vez en la víspera de San Juan, a las doce de la noche. El que arranca esta flor se enriquece y es feliz para el resto de sus días. Debe tomar sólo una y ponérsela en el pecho. También si se coloca bajo este árbol a esa hora con una guitarra, aprenderá a tocar ese instrumento por arte de magia.


Y cómo de dijo al principio para saber cómo le irá a la persona en el amor o en el dinero, primero hay que colocar tres papas debajo de la cama: una sin pelar, otra a medio pelar y la tercera pelada. A media noche se saca una sin mirar. Si se escoge la pelada tendrá muchos problemas, a medio pelar no le irá mal, pero tampoco bien, si saca la sin pelar le irá muy bien.


Se dice que al dar las 12 en punto se puede ver en el reflejo del espejo al mismísimo "don sata" dispuesto a ofrecer un buen trato para negociar su alma.


Si quiere saber quién va a ser su futuro marido o mujer, hay que enterrar tres porotos, asignándole a cada uno el nombre de los pretendientes. Aquel que amanezca más brotado revelará el elegido. También se conocerá si se escriben papelitos con el nombre de tres pretendientes debajo de la almohada. Al día siguiente se debe escoger uno sin mirar.


Es costumbre de la gente beber agua antes de que salga el sol la madrugada del 24 de junio, cuando el líquido es más puro.


Para saber qué soltero se casará, se deposita trigo a los pies de cada uno, y del que coma un gallo, será el afortunado.