EMOLTV

En riesgo vital permanece mujer quemada en Punta Arenas

María Alvarado se encuentra con el 40% de su cuerpo quemado. Las lesiones se concentran en su cara, tronco, brazos y muslo izquierdo.

25 de Julio de 2007 | 11:01 | Francisco Águila, El Mercurio

SANTIAGO.- En estado grave, con riesgo vital y conectada a un ventilador mecánico en la Clínica Indisa se encuentra María Gabriela Alvarado Mansilla (22), quien fue rociada con bencina y quemada por su pareja Carlos Muñoz Cárcamo (25).


Así lo aseguró el jefe de la Unidad de Pacientes críticos del recinto, doctor Sebastián Ugarte, quien agregó que la joven, que tenía un embarazo de 8 meses al momento del ataque, se encuentra con el 40% de su cuerpo quemado y que las lesiones se concentran en la cara, tronco, brazos y muslo izquierdo.


"Ella inhaló fuego y tiene quemada la parte alta de la vía aérea. La verdadera gravedad se va a establecer a las 13:30 horas, cuando el equipo de cirujanos realice la cirugía que tendrá una duración de al menos dos horas. Ahí se va a ver el verdadero espesor de las quemaduras corporales", dijo Ugarte.


El facultativo agregó que se espera que los mayores problemas respecto de la parte respiratoria se produzcan en los próximos cinco días, pero que se espera que evolucione de buena forma.


A las tres de la mañana de ayer, María Alvarado fue sometida a una cesaría en Punta Arenas y su bebe, de acuerdo al doctor, se encuentra con ventilación mecánica, pero no por su gravedad, sino que para evitar complicaciones producto de los fármacos que se le administraron a la madre por las graves quemaduras que sufrió.


Ugarte sostuvo que la cesárea que se le realizó a la mujer no implicaría mayores complicaciones.


Personal del hospital ya habló con la familia en Magallanes, quienes autorizaron al hospital a entregar una versión médica de lo ocurrido. Al mediodía de hoy llegaría su madre a la clínica, quien no ha sido identificada.


En los próximos minutos se espera la llegada de la ministra del Sernam, Laura Albornoz, hasta el recinto médico para interiorizarse de lo ocurrido.