Incidentes empañan inauguración del Museo de la Memoria

Dos mujeres escalaron una de las torres de iluminación del patio central del recinto, mientras la Presidenta Michelle Bachelet pronunciaba su discurso.

11 de Enero de 2010 | 20:35 | Por Karina Morales, Emol

Las mujeres permanecieron en la estructura hasta que fueron bajadas y luego detenidas por Carabineros.

Héctor Retamal, El Mercurio.

SANTIAGO.- La inauguración del Museo de la Memoria, el acto que prometía ser el más simbólico de la era de la Presidenta Michelle Bachelet, se vio empañado por los disturbios que protagonizaron dos mujeres que se hallaban en el público.

Justo cuando la Jefa de Estado pronunciaba un sentido discurso sobre los derechos humanos, los gritos de una asistente desviaron la atención y dieron paso a un tenso momento, que se extendió por casi cinco minutos.

La mujer, que se identificó como hermana del fallecido activista mapuche Matías Catrileo, escaló una de las torres de iluminación del patio central del recinto ubicado en Matucana 501, y luego fue seguida por otra joven.

Ambas comenzaron a pedir justicia por los derechos del pueblo mapuche y libertad a los presos políticos y, en esa línea, acusaron que "en Chile se violan los derechos humanos". No conforme con sus alegatos, lanzaron papeles al viento, mientras la Mandataria las observaba desde el estrado.

Después de 15 segundos de silencio, Bachelet replicó diciendo que entiende "su dolor, pero en democracia se hace justicia y se hará justicia. Eso es lo que podemos asegurar".

Tras recibir fuertes aplausos del público, la gobernante prosiguió afirmando que hoy se puede garantizar esa justicia que "nunca tuvimos" en los años del régimen militar. Y, con similar énfasis, aseveró que en el presente hay "prisión para los culpables" y que los gobiernos de la Concertación no han sido cómplices de los delitos contra los derechos humanos.

"Así que, por favor, les pido respeto para el dolor de todas estas familias que, como ustedes, quieren justicia", demandó enérgica, en medio de los gritos de las dos mujeres, que seguían en lo alto de la torre.

Debido a la insistencia de las protestantes, Bachelet debió solicitarles nuevamente respeto, pero sus esfuerzos fueron en vano y por ello trató se seguir adelante con su discurso, declarando que "como gobierno hemos estado preocupados para que se haga justicia".


"Lamento mucho esto, porque queremos que los derechos de todos sean respetados", manifestó con firmeza, tratando de aplacar los gritos incesantes de las jóvenes, que finalmente fueron bajadas de la estructura por dos guardias y, posteriormente, detenidas por Carabineros.


Gritos contra Vargas Llosa


Pero la irrupción de las manifestantes no fue el único incidente en la ceremonia efectuada esta tarde. Cuando faltaban minutos para que se iniciara, el escritor peruano Mario Vargas Llosa arribó al recinto en medio de pifias y gritos de rechazo.


"Que se vaya", clamaban varios de los asistentes, recordándole al novelista su explícito apoyo al candidato presidencial de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera.


Sólo la llegada de la Presidenta, un minuto después, logró aplacar las críticas contra Vargas Llosa, quien fue invitado al evento por la propia Bachelet.

Un rol destacado tuvieron en la ceremonia de hoy los ex Presidentes de la República pertenecientes a la Concertación.

Patricio Aylwin, Ricardo Lagos y Eduardo Frei concentraron los aplausos junto con Michelle Bachelet y fueron todos ellos quienes, precisamente, abrieron las puertas del Museo de la Memoria y encabezaron el primer recorrido por sus tres pisos, donde se encuentran diversos documentos, testimonios, objetos y material gráfico y audiovisual sobre lo acontecido en Chile entre 1973 y 1990.

Tras revisar las instalaciones, la Mandataria aseguró que este recinto "honra la memoria y la dignidad de nuestra gente" y sus imágenes "estremecen y hacen reflexionar" sobre "cómo se llegó a producir tanto dolor en nuestra patria".

"Debo confesar que el recorrido para mí no ha sido fácil. Hay imágenes en este edificio que yo no quisiera recordar, pero hay también personas, hay gente buena, hermosa, que siempre, más allá de todo dolor y tristeza, siempre querré volver a recordar", expresó Bachelet con visible emoción.

"Pero me he sentido acompañada, de la historia y de nuestro pueblo, representado en estos tres hombres justos que han hecho el recorrido junto a mí, nuestros ex Presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, que representan 20 años de libertad y de respeto por los derechos humanos", agregó en medio de aplausos.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores