Defensa de Karen Atala valora fallo de la CIDH: "Marca un antes y un después"

Pese a la decisión del tribunal, los abogados descartaron apelar ante la justicia chilena para recuperar la tuición de las hijas de su clienta, que permanecen con su padre.

21 de Marzo de 2012 | 13:48 | Por Ramón Jara, Emol

Atala (en la foto) no se ha pronunciado respecto al fallo del tribunal internacional.

EFE

SANTIAGO.- Los abogados defensores de la jueza Karen Atala valoraron el fallo favorable a su clienta que dictó la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que condenó al Estado chileno por discriminar a la magistrada por su condición sexual luego de que la Corte Suprema le quitara la tuición de sus tres hijas el año 2004.


"Estamos en presencia de una situación histórica. Es la primera vez que el sistema interamericano de protección de derechos humanos determina que la orientación sexual de una persona y la identidad de género son categorías que están prohibidas para hacer discriminaciones de parte de los estados (...) y por lo tanto, como se ha dicho, hay un antes y un después con el fallo del caso Atala", señaló Jorge Contesse, abogado de la magistrada.


El profesional agregó que "lo que el Estado chileno hizo el 2004 no tiene reparación, fracturó la vida familiar, y así lo reconoce la CIDH, y sobre eso no hay forma que compense realmente el daño provocado por una decisión de la Corte Suprema".


Contesse valoró que, una de las sentencias de la CIDH, contemple que el Estado otorgue un tratamiento psicológico tanto a Karen Atala como a sus hijas, ya que,  las costas y las indemnizaciones pecuniarias son elementos absolutamente secundarios" en comparación con esta sanción.


Por su parte, la abogada Helena Olea destacó que el tribunal internacional fuera "enfático en reconocer que Karen Atala formaba una familia", la cual era compuesta por ella,sus hijas, y su pareja del mismo sexo.


Respecto a la posibilidad de apelar ante la Justicia para que Atala recupere la tuición de sus hijas luego de este fallo, Contesse explicó que "siempre se puede apelar", pero fue enfático al señalar que su clienta nunca tuvo esa intención al momento de demandar al Estado chileno.


Asimismo, José Ignacio Escobar, de la organización Libertades Públicas sostuvo que nunca pidieron revisión del tema y que el objetivo final era reparar un hecho de discriminación por la condición sexual de una persona.


En tanto, respecto a la carta enviada a El Mercurio por el ex marido de Atala, Jaime López, criticando que a los demandantes y a la CIDH "nunca les importó" la opinión de sus hijas en el caso, Escobar explicó que "las menores estuvieron siempre al tanto de este juicio" Además, "dos de ellas declararon de forma reservada para proteger el contenido de su declaración y su identidad", agregó.


Luego del fallo, Atala no se ha pronunciado públicamente, pero sí habló Kena Lorenzini, quien asumió como su vocera y sostuvo que "ella (Atala) está muy emocionada con el fallo y siente que se sacó el estigma de ser mala madre".  

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores